Saltar al contenido

Dieta de los 4 días

Dieta de los 4 días

Dieta de los 4 díasLa dieta de los 4 días recibe muchos y diferentes nombres: se la conoce también como la dieta del auxiliar de vuelo, la dieta de la azafata, la dieta de las azafatas de la TWA, la dieta de las azafatas de Iberia, y la dieta de la Clínica Mayo (una más). Por cierto, en la Clínica Mayo están tan cansados de que les adjudiquen dietas que ellos no han diseñado que han terminado por escribir un libro, The Mayo Clinic Diet: Eat well. Enjoy Life. Lose weight, que se publicó en Enero de 2013 y en el que dan todo tipo de consejos e informaciones para llevar una alimentación sana.

Pero volviendo al tema que nos ocupa hoy, la dieta de los 4 días es una dieta de choque, destinada a perder mucho peso en poco tiempo, con los riesgos que eso conlleva aunque dicen que, si se hace correctamente y se siguen todas las normas, puede servirnos para conocer algunos de nuestros puntos débiles en cuestión de alimentación y para ayudarnos a corregirlos. Vamos a profundizar un poco más.

Origen de la dieta

A diferencia de lo que suele ser habitual, la dieta de los 4 días sí que tiene un autor conocido. Aunque quizás esta afirmación sea un poco exagerada. Vamos a intentar explicaros este galimatías.

Dieta de los 4 díasLa dieta de los 4 días fue publicada por primera vez en Estados Unidos en el año 1985 con el título de Four Day Wonder Diet; Lose 10 Pounds in 4 Days (La maravillosa dieta de los cuatro días; pierde 10 libras en 4 días). La autora del libro es Margaret Danbrot. ¿Y qué se sabe de la señora Danbrot? Pues la verdad es que muy poca cosa. Suponemos que deber ser estadounidense ya que allí es donde se han publicado todos sus libros por primera vez. Margaret Danbrot ha escrito más de una decena de libros, muchos de ellos en colaboración con otros autores (como The anti-cancer diet con Donald R. Germann, The Doctor’s Beauty Hotline con Fredric Haberman y The Women’s Body Rhythm Diet con Henrietta Spencer). La versión más extendida de la dieta de la sopa está extraida de su libro (escrito en solitario y publicado en 1997) The New Cabbage Soup Diet.

Poco más se puede decir de la autora salvo que ninguno de estos libros ha sido publicado en España. Cualquier intento de recabar información sobre ella resulta totalmente infructuoso. Sólo hay dos cosas que están muy claras: la dieta de los 4 días está extraída de su libro palabra por palabra, y la dieta de la azafata es una copia atenuada.

En qué consiste la dieta de los 4 días

Dieta de los 4 díasLa dieta de los 4 días es una dieta de choque bastante estricta y con bastantes peculiaridades. En todas las dietas se indica que hay que beber de dos a tres litros de agua al día. Aquí, para asegurarse de que no te olvidas de hacerlo, el agua forma parte de la dieta y te señalan todos los momentos en los que tienes que beber.

El primer vaso de agua tienes que tomarlo nada más levantarte, después tienes que ir al baño, orinar y pesarte a continuación. Esta rutina tienes que seguirla todos los días porque así, dice Margaret Danbrot, podrás ver los progresos que haces y sentirte con más ánimos para continuar.

También te recomienda que lleves un diario de esos cuatro días, en el que tienes que apuntar cada día lo que pesas, lo que has comido y tus sensaciones. Según Margaret Danbrot eso te ayudará a entender mejor en que momentos del día te resulta más duro seguir la dieta, a comprender los motivos, y a saber cuándo tienes que realizar un esfuerzo extra.

Durante los cuatro días tienes que limitarte estrictamente a comer lo pautado en la dieta. No se admiten ningún cambio de alimentos, salvo que esté concretado en la dieta claramente.

Todos los zumos tienen que ser naturales y recién hechos. Las verduras crudas o hervidas. Las carnes a la plancha o a la parrilla.

Si la sigues sin hacer trampas dicen que puedes perder de cuatro a cinco kilos. Eso sí, al menos hay que reconocerle que es fácil de realizar porque no hace falta comprar alimentos caros o difíciles de encontrar, y requiere poco tiempo de elaboración en la cocina.

Consejos para asegurar el éxito de la dieta

Quizás tu trabajo no te permita estar todo el día pendiente del reloj para tomar el siguiente vaso de agua. Por eso, antes de empezar, tienes que buscar la época adecuada para hacerla: un fin de semana largo, unos días libres, unas mini vacaciones…

Haz tus compras con antelación. Asegúrate de que tienes en casa todo lo que vas a necesitar, y así no podrás utilizar como excusa para saltarte la dieta aquello de “es que no tenía nada más en casa” (mientras te comes cualquier chuchería).

Recuerda que no puedes cambiar, sustituir o suprimir ninguno de los alimentos, salvo que seas alérgico a él. En ese caso tienes que reemplazarlo por un alimento similar. Por ejemplo podrías sustituir el pomelo por una naranja.

No piques ni comas nada entre comidas. En esta dieta no hay alimentos “libres” que se puedan comer en cualquier momento. Tampoco está permitido guardar parte de las verduras de la comida o la cena para comerlas entre horas.

No pruebes ni una gota de alcohol.

Adaptar tu dieta a las comidas del resto de la familia es muy sencillo. Tan sólo tienes que añadir para ellos cereales o féculas, aliñar sus ensaladas y verduras, y ponerles algo de postre.

El agua es muy importante para el buen funcionamiento de la dieta. Si no tienes costumbre de beberla, oblígate durante estos cuatro días a tomar todos los vasos que indica la dieta. Si te gusta el agua, puedes beber más sin ningún problema.

Las verduras tienes que comerlas exclusivamente crudas, hervidas o al vapor. Un buen truco es comerlas siempre en primer lugar, para aprovechar la sensación de saciedad que proporcionan Así sentirás menos hambre cuando empieces con las proteínas.

La carne hay que prepararla siempre a la plancha, a la parrilla o asada.

Recuerda que, antes de cocinarlas, siempre debes eliminar por completo la piel de las aves y cualquier rastro de grasa que puedan tener la carne o las aves.

Para condimentar tus comidas sólo puedes utilizar pimienta o zumo de limón, y una minúscula cantidad de sal, para evitar la retención de líquidos. Para endulzar puedes utilizar tan sólo edulcorantes.

Si no la tienes ya, quizás este sea el momento de invertir en una buena báscula de baño. Dicen que ver cada día reflejado el peso que has perdido te dará confianza y te servirá de estímulo para continuar.

Y un último consejo: ¡No hables de ello! Cuanto menos se hable sobre tu dieta, menos presión sentirás. Y la presión es uno de los mayores enemigos de la pérdida de peso.

Dieta de los 4 días

Dieta de los 4 días original

Ésta es la dieta original, tal cual aparece en el libro de Margaret Danbrot. Ármate de paciencia y no olvides ponerte el reloj, porque vas a tener que estar mirándolo todo el día.

  • Día 1
    • Al levantarse – Un vaso de agua.
    • Media hora antes del desayuno – Un vaso de agua.
    • Desayuno – Un café solo o un té verde. Un vaso de zumo de pomelo o medio pomelo.
    • Media mañana – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de comer – Un vaso de agua.
    • Comida – Un filete de ternera (sin grasa) de ciento cincuenta gramos a la parrilla o una hamburguesa de ciento veinte gramos a la plancha. Una ensalada con doscientos cincuenta gramos de lechuga y medio tomate sin aderezar. Una manzana.
    • Media hora después de la comida – Un vaso de agua.
    • Merienda – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de la cena – Un vaso de agua.
    • Cena – Dos huevos duros. Doscientos gramos de judías verdes al vapor. Medio pomelo.
    • Media hora después de la cena – Un vaso de agua.
    • Antes de acostarse – Un vaso de agua.
  • Día 2
    • Al levantarse – Un vaso de agua.
    • Media hora antes del desayuno – Un vaso de agua.
    • Desayuno – Un café solo o un té verde. Un vaso de zumo de pomelo o medio pomelo.
    • Media mañana – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de comer – Un vaso de agua.
    • Comida – Ciento cincuenta gramos de cordero sin grasa o cuatro chuletas de cordero a la parrilla o a la plancha (se puede cambiar por tres huevos duros, o por una hamburguesa de ciento veinte gramos, o por ciento cincuenta gramos de pollo). Ensalada con doscientos cincuenta gramos de lechuga sin aderezar. Un vaso de zumo de tomate.
    • Media hora después de la comida – Un vaso de agua.
    • Merienda – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de la cena – Un vaso de agua.
    • Cena – Doscientos gramos de calabacín hervido o crudo. Doscientos gramos de coliflor hervida o cruda. Doscientos gramos de judías verdes cocidas o crudas (se pueden tomar todas las verduras juntas en forma de crema o puré).
    • Media hora después de la cena – Un vaso de agua.
    • Antes de acostarse – Un vaso de agua.
  • Día 3
    • Al levantarse – Un vaso de agua.
    • Media hora antes del desayuno – Un vaso de agua.
    • Desayuno – Un café solo o un té verde. Un vaso de zumo de pomelo o medio pomelo.
    • Media mañana – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de comer – Un vaso de agua.
    • Comida – Ensalada con doscientos cincuenta gramos de lechuga sin aderezar (no sustituir). Doscientos gramos de apio sin aderezar. Ciento cincuenta gramos de pollo a la parrilla o a la plancha.
    • Media hora después de la comida – Un vaso de agua.
    • Merienda – Un vaso de agua.
    • Cena – Una hamburguesa de ciento veinte gramos a la plancha. Dos tomates asados o a la plancha. Un vaso de zumo de ciruela (no se puede sustituir).
    • Media hora después de la cena – Un vaso de agua.
    • Antes de acostarse – Un vaso de agua.
  • Día 4
    • Al levantarse – Un vaso de agua.
    • Media hora antes del desayuno – Un vaso de agua.
    • Desayuno – Un café solo o un té verde. Un vaso de zumo de pomelo o medio pomelo.
    • Media mañana – Un vaso de agua.
    • Media hora antes de comer – Un vaso de agua.
    • Comida – Dos huevos duros. Doscientos gramos de judías verdes al vapor. Un vaso de zumo de tomate.
    • Media hora después de la comida – Un vaso de agua.
    • Merienda – Un vaso de agua.
    • Cena – Un filete de ternera (sin grasa) de ciento cincuenta gramos a la parrilla o una hamburguesa de ciento veinte gramos a la plancha. Una ensalada con doscientos cincuenta gramos de lechuga y medio tomate sin aderezar. Un vaso de zumo de piña.
    • Media hora después de la cena – Un vaso de agua.
    • Antes de acostarse – Un vaso de agua.

Dieta de la azafata

Dieta de los 4 díasLa dieta de la azafata recibió este nombre porque se decía que la mayoría de las azafatas hacían circular copias de esta dieta entre ellas y que la seguían con regularidad. Es posible que alguna de las personas que han hecho esta dieta tuviera esa profesión pero, al igual que en la dieta del astronauta, sería una casualidad. Eso sí, como podrás ver, la dieta está suavizada. No hay que medir cantidades, se han añadido lácteos, fruta y cereales en pequeñas cantidades. Además el agua puedes beberla cuando te parezca oportuno.

  • Día 1
    • Desayuno – Un café o un té verde. Medio pomelo o un vaso de zumo de pomelo. Una rebanada de pan de lino tostado con una loncha de fiambre de pavo.
    • Media mañana – Un yogur desnatado sin azúcar.
    • Comida – Ensalada de lechuga y tomate. Filete de ternera a la plancha. Una manzana.
    • Merienda – Dos kiwis.
    • Cena – Judías verdes hervidas o al vapor. Dos huevos duros o en tortilla francesa. Una pera.
  • Día 2
    • Desayuno – Un café o un té verde. Medio pomelo o un vaso de zumo de pomelo. Una rebanada de pan de lino tostado con una loncha de fiambre de pavo.
    • Media mañana – Un yogur desnatado sin azúcar.
    • Comida – Ensalada de lechuga y tomate. Pollo a la parrilla o chuletas de cordero a la plancha. Un vaso de zumo de tomate.
    • Merienda – Tres rodajas de piña.
    • Cena – Calabacín, coliflor y brócoli hervidos, al vapor o en puré. Una manzana.
  • Día 3
    • Desayuno – Un café o un té verde. Medio pomelo o un vaso de zumo de pomelo. Una rebanada de pan de lino tostado con una loncha de fiambre de pavo.
    • Media mañana – Un yogur desnatado sin azúcar.
    • Comida – Ensalada de lechuga y pepino. Una hamburguesa a la plancha o un cuarto de pollo asado. Una manzana.
    • Merienda – Un tazón de moras o arándanos.
    • Cena – Ensalada de tomate. Mero asado. Tres ciruelas.
  • Día 4
    • Desayuno – Un café o un té verde. Medio pomelo o un vaso de zumo de pomelo. Una rebanada de pan de lino tostado con una loncha de fiambre de pavo.
    • Media mañana – Un yogur desnatado sin azúcar.
    • Comida – Filete de ternera o pollo a la plancha. Un vaso de zumo de tomate. Una manzana.
    • Merienda – Una naranja.
    • Cena – Verduras a la plancha. Merluza a la plancha. Dos rodajas de piña.

Dieta de los 4 días