Saltar al contenido
Dieta y Vitalidad

Dieta de la Avena

Dieta de la Avena

Si tuviéramos que describirla con pocas palabras podríamos decir que la dieta de la avena pertenece al grupo de las dietas rápidas o dietas exprés, ya que en su versión original tan sólo dura cinco días. Aunque se la suele englobar también en la categoría de las monodietas, como a la dieta de la alcachofa, lo cierto es que en su transcurso, además de la avena, se consumen otros alimentos como veremos más adelante.

Su nombre puede dar lugar a error, pero lo cierto es que la dieta de la avena no tiene nada que ver con la dieta del doctor Dukan. Mientras que en esta última el consumo del salvado de avena es un complemento dentro de una dieta alta en proteínas, la dieta de la avena gira exclusivamente en torno a las virtudes de esta planta.

¿Cuál es el origen de la dieta de la avena? Aunque está diseñada por un español, circula por Internet el bulo de que su creador es un médico alemán. Vamos a ver cómo surgió este rumor.

Miquel Pros Casas

En ocasiones un simple acontecimiento puede cambiar el curso de una vida. Eso es lo que le ocurrió a Miquel Pros Casas cuando estaba cursando la carrera de Químicas y su padre enfermó de gravedad. Desahuciado ya por los médicos, un familiar (vegetariano) le recomienda que cambie por completo sus hábitos de vida y alimentación. El padre del doctor Pros sigue el consejo al pie de la letra, abandona la medicación, y se recupera de forma espectacular.

El hecho de que la medicina tradicional no hubiera encontrado una solución para su padre hace que Pros se plantee un montón de interrogantes. Decide entonces cambiar sus estudios y se licencia en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Mientras está cursando la carrera, cada verano se desplaza a Alemania para realizar las prácticas. Allí entra en contacto con el naturismo y estudia con los mejores médicos alemanes de la época, especializándose en Medicina Natural.

Es miembro de la Ärztegesellschaft für Erfahrungsheilkunde (Asociación Alemana de Médicos Naturistas) con sede en Heidelberg, y miembro fundador de la Asociación Española de Médicos Naturistas. Ha trabajado y colaborado en clínicas de medicina natural en Alemania y participa de forma habitual en los congresos que se organizan en dicho país. Con más de treinta y cinco años de experiencia profesional sigue siendo un conferenciante infatigable y es autor de multitud de libros sobre su especialidad. Estos antecedentes y el hecho de que firme sus libros sólo como Miquel Pros, son los que han llevado al error de creer que se trata de un médico alemán.

El éxito de una planta humilde

Durante sus estancias en Alemania el doctor Pros comienza a descubrir las virtudes de la avena. Dice que cuando se especializó en ayunos «advertí que la monodieta de avena permitía resistir al ayunador sin desnutrición incluso durante 21 días. ¡Y encima ganaban salud!» Considerada en muchas partes como una simple planta forrajera, en la cultura centroeuropea se le atribuyen cualidades muy diferentes. El naturista menciona algunos refranes germánicos sobre el tema: Hafer macht Männer stark (la avena vuelve a los hombres de hierro) y Dar Hafer sticht (la avena te acelera). También suele hacer referencia al dicho inglés Sow your wild oats (esparce tu avena silvestre), que alude al supuesto aumento de la libido que (al igual que en los caballos) produce el consumo de avena en los humanos. Y nos cuenta que según el diccionario Webster’s la avena es el: «Cereal con que se alimentan los hombres en Escocia y los caballos en Inglaterra. Por eso Escocia proporciona los más bellos ejemplares humanos e Inglaterra los más hermosos caballos».

La avena ha sido calificada por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense) como un alimento específico para la salud, por su completa combinación de proteínas (tiene siete de los nueve aminoácidos esenciales para la vida), grasas, hidratos de carbono (de absorción lenta, que liberan energía durante horas), minerales y vitaminas B y E.

Además de las cualidades que ya vimos, Miquel Pros destaca «su alto poder energético: la gran vitalidad y vigor que proporciona», y añade muchas otras: «Tu piel estará más sana y bella. Tu cabello lucirá fuerte y lustroso. Regulará tu peso: si padeces de sobrepeso, adelgazarás; si tienes bajo peso, engordarás. Te esculpe, y es muy diurética. Es un regulador metabólico, de tal modo que depura sobras y cubre carencias. Ante un colesterol malo elevado, lo disminuirá: la avena actúa como una escobilla arterial. ¡Y aumentará el colesterol bueno! Protege el intestino con sus sustancias mucilaginosas y enriquece su flora, aliviando estreñimientos y diarreas. Prepara para un sueño más reparador. Estimula la libido. Su alto contenido en sílice (un superconductor, que además nutre el tejido conectivo humano) beneficia las articulaciones, el sistema nervioso y la electrobioquímica del organismo. Los que toman avena notan mejoras en sus facultades memorísticas».

Dieta de la Avena

El libro de la avena

Para Miquel Pros «la avena no es sólo un alimento muy completo, sino que es un alimento inteligente». Por eso, tras muchos años estudiando los beneficios de este cereal y llevándolos a la práctica en sus pacientes, en el año 2011 el doctor Pros publica su libro Cómo cura la avena. En él nos hace un estudio detallado de este cereal: su composición, sus ventajas, sus efectos sobre distintas enfermedades, su influencia en las distintas etapas de la vida, etc.

En el libro presenta por primera vez al gran público su dieta para adelgazar en cinco días. Según el naturista «la forma más correcta y adecuada de desintoxicar nuestro organismo es el ayuno», pero como ni todos los estados patológicos ni todas las constituciones soportan una medida tan drástica, él nos ofrece la alternativa de la dieta de la avena.

Encontraremos también múltiples recetas y la mejor forma de prepararlas, información sobre los distintos tipos de avena que se comercializan y sugerencias sobre cuáles son los mejores para cada receta, así como una versión modificada para que puedan realizarla los diabéticos. Además incluye una variante para doce días, aunque en ese caso recomienda que se consulte con un médico para que realice el seguimiento.

La dieta de la avena

Aunque el doctor Pros la califica de monodieta, lo cierto es que a lo largo de los cinco días la avena se combina con otros alimentos, aunque en muy pequeñas cantidades. Vamos a verlo con detalle.

  • Día 1:
    • Desayuno – Mezclar tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, un yogur natural sin azúcar y cuatro fresones grandes troceados. Café americano, té o infusión.
    • Media mañana- Una pieza de fruta del tiempo.
    • Comida – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), un tomate bien maduro, tres hojas de menta fresca y un chorrito generoso de aceite de oliva. De postre una manzana troceada con dos cucharadas soperas de queso fresco.
    • Media tarde – Una pieza de fruta o una taza de infusión.
    • Cena – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), dos zanahorias cortadas finamente o ralladas y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana en compota con dos cucharadas soperas de queso fresco.
  • Día 2:
    • Desayuno – Mezclar tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, un yogur natural sin azúcar y un plátano troceado. Café americano, té o infusión.
    • Media mañana –Seis fresones y/o una taza de caldo vegetal.
    • Comida – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), dos alcachofas (sólo los corazones, la parte más blanca), dos pedacitos de brócoli y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana asada (al horno) y un yogur natural sin azúcar.
    • Media tarde – Una pieza de fruta o una taza de infusión.
    • Cena – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), cuatro espárragos (blancos o trigueros) y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana troceada con dos cucharadas soperas de queso fresco.
  • Día 3:
    • Desayuno – Mezclar tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, un yogur natural sin azúcar y seis fresones grandes troceados. Café americano, té o infusión.
    • Media mañana – Una pieza de fruta del tiempo.
    • Comida – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), un tomate bien maduro, cincuenta gramos de espárragos (blancos o trigueros) y un chorrito de aceite de oliva. De postre mezclar una manzana rallada, con dos cucharadas soperas de queso fresco y doce piñones.
    • Media tarde – Una pieza de fruta o una taza de infusión.
    • Cena – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), cincuenta gramos de espinacas y un chorrito de aceite de oliva. De postre mezclar una manzana rallada, con dos cucharadas soperas de queso fresco y tres nueces.
  • Día 4:
    • Desayuno – Mezclar tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, un yogur natural sin azúcar, medio plátano y seis fresones troceados. Café americano, té o infusión.
    • Media mañana – Seis fresones y/o una taza de caldo vegetal.
    • Comida – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), cincuenta gramos de judías verdes, un corazón de cebolla y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana rallada y doce avellanas.
    • Media tarde – Una infusión o una taza de caldo vegetal tibio.
    • Cena – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), cincuenta gramos de guisantes, cincuenta gramos de espinacas y un chorrito de aceite de oliva. De postre mezclar una manzana troceada con dos cucharadas soperas de queso fresco.
  • Día 5:
    • Desayuno – Mezclar tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, un yogur natural sin azúcar, una naranja troceada y seis fresones troceados. Café americano, té o infusión.
    • Media mañana – Seis fresones y/o una taza de caldo vegetal.
    • Comida – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), cincuenta gramos de guisantes, un corazón de alcachofa y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana rallada.
    • Media tarde – Una infusión, una taza de caldo vegetal tibio o una pieza de fruta.
    • Cena – Hacer una crema con tres cucharadas soperas colmadas de copos de avena, 400 cc de agua (2 vasos grandes), dos o tres puerros (según tamaño) y un chorrito de aceite de oliva. De postre una manzana asada, tres nueces y seis avellanas.

Dieta de la Avena

error: Alert: Content is protected !!