Saltar al contenido
Dieta y Vitalidad

Dieta para celíacos

Dieta para celíacos

Muy a menudo oímos hablar de la dieta para celíacos, o dieta sin gluten como también se la conoce. Podemos encontrar múltiples referencias en nuestra vida diaria, en los productos alimenticios que adquirimos y en la oferta gastronómica de muchos restaurantes. Incluso la prensa nos habla de ella como una de las últimas modas que, en materia de nutrición, se ha implantado entres los famosos de Hollywood, como antes ocurrió con la macrobiótica y tantas otras. Las polémicas entre sus más conocidos partidarios (Gwyneth Paltrow, Miley Cyrus o Victoria Beckham) y sus detractores (como Jennifer Lawrence) están a la orden del día.

Pero ser celíaco no es ninguna broma ni ninguna moda. Vayamos por partes. Muchas de las palabras que manejamos hoy en día se han incorporado a nuestro lenguaje habitual sin que tengamos muy claro su significado.

¿En qué consiste la enfermedad celíaca?

En una intolerancia al gluten permanente y de origen genético, que causa inflamación y daños en el intestino, que suele provocar dolores abdominales y diarreas, y que impide al organismo absorber gran parte de los nutrientes de los alimentos. Puede producir anemia y retraso en el crecimiento en los niños.

¿Y qué es el gluten?

Pues un conjunto de proteínas que se encuentran en los cereales de secano, fundamentalmente en el trigo, pero también en la cebada, el centeno, la avena, y todas sus variedades e híbridos (espelta, escanda, kamut, triticale).

Quizás en algún momento padezcamos algunos síntomas característicos de los celíacos: diarreas, estreñimiento, dolores abdominales, meteorismo, injustificada pérdida de peso, anemia… O quizás alguno de nuestros familiares ha sido diagnosticado previamente.

¿Qué hacer si pensamos que podemos ser celíacos?

Sin lugar a dudas consultar con un médico. Comentarle los motivos que nos llevan a sospechar, y realizarnos las pruebas pertinentes con las que el doctor podrá descartar o confirmar la existencia de la enfermedad. Si nos confirman que efectivamente la padecemos, ese será el momento adecuado para informarnos sobre la dieta para celíacos.

El sencillo y definitivo tratamiento de la enfermedad celíaca consiste en suprimir el gluten de la dieta de por vida. Si se consumen pequeñas cantidades de gluten quizás no se produzcan los síntomas, sin embargo el intestino continúa dañándose y más adelante pueden aparecer complicaciones graves. Eliminando por completo el gluten de su dieta, el celíaco puede llevar una vida perfectamente normal.

¿Cómo podemos estar seguros de que seguimos una dieta sin gluten?

Aunque requiere mucha atención, realizar la dieta para celíacos, en la actualidad, es mucho más sencillo que antes. Como norma general se debe evitar comprar o consumir productos vendidos a granel, ya que no podemos saber con certeza lo que contienen. En cambio en los productos envasados, gracias a las normas actuales del etiquetado, podremos saber su composición. Lo normal es encontrar en una parte visible del envase la frase “sin gluten” o “gluten free”, y en letra más pequeña la composición detallada y la posibilidad de que existan mínimos restos de otros productos que (sin formar parte de la composición) se hayan mezclado durante el proceso de envasado.

Comiendo en casa lo tendremos todo controlado. Pero si tenemos que comer fuera, seguir la dieta para celíacos puede ser más complicado. Aunque ya existen muchos restaurantes en los que se ofrecen menús especiales de forma habitual, si en el lugar al que hemos acudido no cuentan con esta opción siempre podemos consultar con el cocinero la posibilidad de hacer una excepción y que nos prepare algo adecuado.

Dieta para celíacos

Alimentos prohibidos

Los alimentos prohibidos para los celíacos son todos los que han sido preparados con harina de trigo, cebada, centeno (pan, bollos, pasteles, tartas, galletas, bizcochos, productos de repostería, fideos, macarrones, tallarines y otros tipos de pasta), higos secos, bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales (cerveza, ginebra, whisky, vodka, agua de cebada) y productos manufacturados de cuya composición forme parte cualquiera de las harinas ya citadas y en cualquiera de sus formas (almidones, féculas, sémolas, proteínas).

Alimentos que pueden contener gluten

Aunque nos sorprenda, hay que tener mucho cuidado con algunos alimentos que pueden contener gluten: yogures de sabores y con frutas, embutidos (chorizo, morcilla, salchichón, etc.), productos de charcutería, quesos (fundidos, en porciones, de sabores), patés diversos, conservas de carne, conservas de pescados con distintas salsas, caramelos y gominolas, sucedáneos de café y otras bebidas de máquina, frutos secos fritos y tostados con sal, helados, sucedáneos de chocolate, mermeladas, turrón, mazapán, colorante alimentario, edulcorantes y espesantes. Igualmente debemos tener precaución con los medicamentos, ya que algunos pueden contener gluten entre sus excipientes.

Alimentos sin gluten

Y como todo no va a ser negativo, hemos dejado lo mejor para el final. Todo aquello que podemos consumir sin peligro en la dieta para celíacos, los alimentos sin gluten: leche y derivados (quesos, queso de untar natural, requesón, nata, yogures naturales, cuajada), todo tipo de carnes y vísceras (frescas, congeladas y en conserva al natural), embutidos (cecina, jamón serrano y jamón cocido de calidad extra), pescados (frescos y congelados sin rebozar), mariscos (frescos), y pescados y mariscos en conserva al natural o en aceite, huevos, verduras, hortalizas y tubérculos, frutas, arroz, maíz, tapioca, así como sus derivados, legumbres, azúcar y miel, aceites (preferentemente de oliva) y mantequillas, café en grano o molido, cacao puro, infusiones, refrescos de naranja, limón y cola, vinos y bebidas espumosas, frutos secos naturales, sal, vinagre de vino, especias en rama, en grano y todas las naturales.

Cuando vayamos a hacer la compra hay una herramienta que puede sernos de gran utilidad: la lista de alimentos aptos para celíacos que cada año publica y distribuye la FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España). En su página web podéis encontrar más información sobre el tema.

Dieta para celíacos

Menú semanal

Para terminar te dejo un ejemplo de menú semanal realizado con alimentos sin gluten, porque la dieta para celíacos no tiene por qué ser aburrida ni monótona.

  • Lunes
    • Desayuno – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Media mañana – Una infusión con azúcar o edulcorante.
    • Comida – Potaje de garbanzos y acelgas (sin embutido). Lomo de merluza a la plancha con patatas panaderas. Una pera.
    • Merienda – Una vaso de leche con azúcar o edulcorante y dos galletas sin gluten.
    • Cena – Pescado en blanco. Pollo asado con patatas parisinas. Un yogur.
  • Martes
    • Desayuno – Un vaso de leche con cacao. Una rebanada de pan sin gluten con mantequilla y mermelada.
    • Media mañana – Un zumo de frutas.
    • Comida – Cazuela de patatas, zanahorias y carne. Filete de rosada a la plancha con arroz. Fruta de temporada.
    • Merienda – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Cena – Crema de calabacín. Filete con patatas. Un plátano.
  • Miércoles
    • Desayuno – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Media mañana – Una infusión con azúcar o edulcorante.
    • Comida – Potaje de judías blancas (sin embutido). Atún encebollado con patatas al horno. Macedonia de frutas.
    • Merienda – Un vaso de leche con cacao. Una rebanada de pan sin gluten con mantequilla y mermelada.
    • Cena – Sopa de pollo con arroz. Tortilla de patatas y ensalada. Un yogur.
  • Jueves
    • Desayuno – Un vaso de leche con cacao. Una rebanada de pan sin gluten con mantequilla y mermelada.
    • Media mañana – Un zumo de frutas.
    • Comida – Macarrones sin gluten a la boloñesa. Ternera a la plancha con ensalada mixta. Compota de manzana.
    • Merienda – Una vaso de leche con azúcar o edulcorante y dos galletas sin gluten.
    • Cena – Crema de puerros. Lomo de cerdo a la plancha con judías verdes, champiñones y patatas. Un yogur.
  • Viernes
    • Desayuno – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Media mañana – Una infusión con azúcar o edulcorante.
    • Comida – Lentejas con arroz. Lenguado a la molinera con patatas al vapor. Dos o tres rodajas de piña.
    • Merienda – Un vaso de leche con cacao. Una rebanada de pan sin gluten con mantequilla y mermelada.
    • Cena – Crema de verduras. Pollo asado con champiñones. Fruta de temporada.
  • Sábado
    • Desayuno – Un vaso de leche con cacao. Una rebanada de pan sin gluten con mantequilla y mermelada.
    • Media mañana – Un zumo de frutas.
    • Comida – Cazuela de fideos sin gluten. Rape en salsa con patatas. Fruta de temporada.
    • Merienda – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Cena – Crema de champiñones. Tortilla campesina y ensalada. Compota de pera.
  • Domingo
    • Desayuno – Un vaso de leche con café y azúcar o edulcorante. Una rebanada de pan sin gluten con aceite y tomate.
    • Media mañana – Una infusión con azúcar o edulcorante.
    • Comida – Paella. Emperador a la plancha con ensalada ilustrada. Manzana asada.
    • Merienda – Una vaso de leche con azúcar o edulcorante y dos galletas sin gluten.
    • Cena – Sopa de marisco. Jamoncitos de pollo al horno con guarnición de arroz con pasas y piñones. Arroz con leche.

Dieta para celíacos

error: Alert: Content is protected !!