Saltar al contenido
Dieta y Vitalidad

Fase Controller

Dieta de los días alternos, fase Controller

¡Enhorabuena! Ya has superado la fase Fast y la fase Evolution, y te falta poco para llegar a la meta. Sí, has leído bien. La dieta de los días alternos, a diferencia de otras, tiene principio y final, y el final es la fase Controller.

Novedades de la fase Controller

La fase Controller tiene dos objetivos primordiales: perder los últimos kilos pendientes y sentar las bases de lo que luego será el mantenimiento, del que tendrás que encargarte tú. Esta tercera fase tiene una duración de cuatro semanas y dicen que en ella perderás los últimos tres o cuatro kilos.

La distribución de los bloques de días vuelve a cambiar. Ahora tenemos un único día depurativo abriendo la semana, el lunes, situado ahí para compensar los excesos del fin de semana. A continuación hay cuatro días de régimen (martes, miércoles, jueves y viernes) con una alimentación muy cuidada. Finalmente tenemos los dos días sociales (sábado y domingo) que nos han acompañado durante todas las fases y nos han ayudado a aliviar la presión que siempre provoca el hecho de estar a dieta.

Se podría decir que la fase Controller es un puente entre la dieta y la que va después va a ser tu alimentación habitual. Por eso se amplía la lista de opciones con más calorías como salir de tapas, hacer una barbacoa, o tomar otras bebidas alcohólicas menos saludables que el vino tinto. Así lo explica Rubén Bravo:

«Como os he prometido desde el comienzo de la Dieta de los Días Alternos, ésta dieta plantea un sistema realista y actualizado para aquellas personas con dificultad para perder peso y que han probado todo tipo de dietas ineficaces a largo plazo o insostenibles en el tiempo».

Alimentos estrella de la fase Controller

Esta es la tercera y última entrega de los alimentos estrella de la dieta de los días alternos. Veamos qué se espera obtener de ellos:

  • Equilibrar los niveles de azúcar en sangre como prevención a la diabetes tipo II.
  • Favorecer el equilibrio emocional, enfocándose en reducir los niveles de depresión/ansiedad.
  • Prevenir el envejecimiento prematuro.
  • Mejorar la sensación de vitalidad, sueño profundo y fortaleza física.

A continuación os presentamos los nuevos alimentos estrella de la fase Controller. Hay que aclarar que, aunque algunos de ellos ya se consumen desde las fases anteriores, este es el momento que ha elegido Rubén Bravo para glosarnos sus virtudes. La mayor parte siguen siendo alimentos corrientes y asequibles, aunque hay un par de ellos que se salen de la norma.

Chocolate negro

Cuenta la leyenda que el chocolate fue un regalo de los dioses, tan valorado que incluso llegó a utilizarse como moneda. Cuando se empezaron a conocer las virtudes del chocolate y se empezó a recomendar su consumo diario, a todos los que estaban a dieta también les pareció un regalo divino.

El chocolate mejora la circulación sanguínea, estimula el corazón, disminuye el colesterol, mejora la memoria y el rendimiento cerebral, protege la piel, reduce la presión arterial alta, y aumenta los niveles de serotonina y endorfinas.

Por todas estas cosas, y algunas más que nos habremos dejado en el tintero, muchos médicos y nutricionistas recomiendan comer chocolate todos los días. Eso sí, tiene que ser chocolate negro, con un mínimo del 70 % de cacao. Dicen que cuanto más amargo sea, mayores serán los beneficios que nos aporte. Si estás pensando en comerte hoy mismo una o dos tabletas de chocolate negro, sentimos desengañarte: sólo se debe comer una o dos onzas al día.

Té verde sin teína

En la fase Evolution Rubén Bravo nos hablaba de las virtudes del café descafeinado. Ahora le ha llegado el turno al té verde sin teína por idénticos motivos, es decir, porque la teína (al igual que la cafeína) aumenta los niveles de glucosa e insulina, incrementando así el riesgo de padecer diabetes. Dice el autor de la dieta de los días alternos que el hecho de eliminar la teína no afecta al resto de las propiedades del té verde. Numerosos estudios corroboran que las vitaminas y los polifenoles que aporta reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y previenen la aparición de enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo, como el Parkinson.

Dieta de los días alternos, fase Controller

Té rojo sin teína Pu Erh

Quizás ahora te estás preguntando en que se diferencia el té rojo Pu Erh de cualquier otro té rojo. Pues, básicamente, en que tiene que proceder de China, en concreto de la región de Yunnan de donde es originario el té rojo. Conocido popularmente como el té de los emperadores, se ha demostrado que son ciertas muchas de las propiedades que la medicina tradicional china le atribuyó durante cientos de años.

Destacados laboratorios farmaceúticos, universidades e incluso hospitales han llevado a cabo diversos estudios. La conclusión es que el té rojo Pu Erh refuerza y activa el metabolismo del hígado, reduce el nivel de grasas en sangre y hace perder peso. De hecho, aunque parezca extraño, en los estudios se demostró que comiendo igual que siempre y sin hacer más ejercicio, sólo con tomar tres o cuatro tés rojos Pu Erh al día se perdía peso. Eso sí, al igual que el té verde, se recomienda elegirlo sin teína.

Salmón

Fresco o ahumado el salmón es uno de los pescados más sabrosos que conocemos y suele estar presente en las mesas de cualquier tipo de celebración. Sin embargo el motivo por el que Rubén Bravo lo ha elegido como nuevo alimento estrella para de la fase Controller no es ese, sino los nutrientes que nos aporta. El salmón contiene una buena cantidad de vitaminas del grupo B, aunque destaca aún más por su contenido de vitaminas liposolubles (A y D), sus proteínas de primera calidad y los ácidos grasos omega 3. Resulta chocante que durante muchos años se le haya tachado de alimento poco saludable por su alto contenido en grasas, las mismas grasas que han demostrado su enorme utilidad en la lucha contra el colesterol y las enfermedades inflamatorias.

Yogur enriquecido con calcio y vitamina D

A partir de cierta edad, sobre todo en el caso de las mujeres, los huesos se vuelven más frágiles. Es necesario contar con un buen aporte de calcio para contrarrestar el déficit. En la fase Controller nos animan a tomar de vez en cuando un yogur enriquecido con calcio y vitamina D (que garantiza su absorción) para cubrir la necesidad de calcio. Eso sí, al igual que ocurría con el producto lácteo para reducir los niveles de colesterol, Rubén Bravo nos recomienda un producto concreto de una determinada marca, que probablemente habrá patrocinado la dieta de los días alternos junto con la empresa de los complementos recomendados.

Manzana

A estas alturas ya es muy difícil decir algo nuevo sobre las manzanas. Ya hablamos de sus ventajas en el artículo sobre la dieta de la manzana. Rubén Bravo pone el énfasis en la vitamina E, los flavonoides y la quercitina. Además recomienda consumirla con la piel, después de haberla lavado a conciencia claro está.

Dieta de los días alternos, fase Controller

Miel de Manuka

Desde siempre se han conocido las propiedades terapéuticas de la miel. A menudo se la ha utilizado de forma externa porque ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales (debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas). Pero en la fase Controller nos recomiendan una miel determinada, la miel de Manuka, originaria de Nueva Zelanda.

¿Qué tiene de especial la miel de Manuka? Pues, al parecer, su eficacia: dicen que es treinta veces más potente eliminando bacterias que otros tipos de miel. Utilizada por vía tópica para combatir el eczema u otras dermatitis, su poder antiinflamatorio supera hasta cien veces el de las cortisonas y productos similares, sin ningún efecto secundario. Ingerida como cualquier tipo de miel elimina el helicobacter pylori, la bacteria causante de un gran número de úlceras estomacales y de duodeno. La miel de Manuka tiene muchas más virtudes y un inconveniente: su precio es bastante elevado.

Frutos rojos

Recoger los frutos rojos silvestres (o frutos del bosque, como también se les conoce) directamente de las matas ha sido desde siempre una tentación para chicos y grandes, debido a su delicioso sabor. La ciencia ha venido a avalar esta pasión al descubrir la enorme cantidad de vitaminas y antioxidantes que contienen. Comer acais, arándanos, endrinas, frambuesas, fresas, fresones, cerezas, madroños, grosellas, moras y otros frutos similares ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro, así como las enfermedades degenerativas.

Sepia y pulpo

La sepia al ajillo y el pulpo a la gallega son dos auténticas delicias de las que podrás disfrutar en la fase Controller. Al tiepo que te alegran el paladar, te aportarán una buena cantidad de calcio, vitamina A y proteínas. Además su contenido de taurina te ayudará a mantener un buen nivel de vitalidad sin necesidad de recurrir a las bebidas energéticas.

Dieta de los días alternos, fase Controller

Complemento recomendado para la fase Controller

La fase Controller también cuenta con un complemento propio. En esta ocasión se ha seleccionado un preparado a base de berberina, ácido alfa-lipoico y extracto de semillas de uva. Rubén Bravo nos detalla los efectos que tiene: equilibra los niveles de azúcar en sangre, reduce las concentraciones de triglicéridos y colesterol, ayuda prevenir el cáncer o inhibe su crecimiento, ayuda frente a la disbiosis, favorece el uso de la grasa como fuente de energía y ayuda a mejorar la salud cardiovascular. ¿Hay quien dé más?

Menú semanal – Fase Controller

Lunes – Día depurativo

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un zumo preparado con dos naranjas. Cien gramos de kéfir.
  • Media mañana – Una manzana. Dos nueces. Un producto lácteo para reducir los niveles de colesterol.
  • Comida – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Ciento cincuenta gramos de queso fresco desnatado batido con una cucharadita de semillas de lino. Un vaso de zumo de zanahoria.
  • Merienda – 5 o 6 fresas y un yogur enriquecido con calcio y vitamina D (juntos o por separado). Dos nueces. Una infusión de té rojo.
  • Cena – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Ciento cincuenta gramos de palitos de cangrejo salteados con ajo y unas gotas de aceite de oliva virgen. Una copa de vino tinto.

Martes – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Dos rebanadas de pan integral tostado untadas con tomate y con dos lonchas de jamón serrano o ibérico.
  • Media mañana – Una manzana roja. Un yogur desnatado. Dos nueces.
  • Comida – Potaje de alubias blancas (ochenta gramos) preparado con doscientos cincuenta gramos de espinacas frescas, un tomate crudo, caldo de pollo y una cucharada de aceite de oliva virgen. Una copa de vino tinto.
  • Merienda – 5 o 6 fresas con un yogur desnatado sabor fresa. Una nuez. Una infusión de té rojo.
  • Cena – Entremeses ibéricos: dos lonchas de jamón, dos lonchas de lomo, tres lonchas de jamón cocido extra y una pera cortada en rodajas finas. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Miércoles – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un tazón con dos yogures desnatados y tres cucharadas soperas de copos de avena integrales.
  • Media mañana – Un vaso de zumo de frutos rojos. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Comida – Un filete de ternera a la sal (de unos ciento setenta y cinco gramos). Ciento cincuenta gramos de pimientos rojos salteados. Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Un vaso de zumo de frutos rojos. Una nuez. Una infusión de té rojo. Un yogur desnatado.
  • Cena – Calamares (ciento cincuenta gramos) salteados con un calabacín, media cebolla y una naranja troceada. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Jueves – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Dos rebanadas de pan integral tostado untadas con tomate y con dos lonchas de jamón serrano o ibérico.
  • Media mañana – Una manzana roja. Un yogur desnatado. Dos nueces.
  • Comida – Un medallón de ternera (ciento veinticinco gramos) cocinado con ajo, tomillo y romero. Una mazorca de maíz tostada en la sartén con unas gotas de aceite de oliva. Una copa de vino tinto.
  • Merienda – 5 o 6 fresas con un yogur desnatado sabor fresa. Una nuez. Una infusión de té rojo.
  • Cena – Doscientos gramos de almejas a la marinera, preparadas con media cebolla, un diente de ajo, pimentón y un chorrito de vino blanco. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Viernes – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Dos rebanadas de pan integral tostado untadas con tomate y con dos lonchas de jamón serrano o ibérico.
  • Media mañana – Una manzana roja. Un yogur desnatado. Dos nueces.
  • Comida – Alcachofas frescas (doscientos gramos) salteadas con cien gramos de jamón ibérico hecho taquitos y una cucharadita de aceite de oliva. Una copa de vino tinto.
  • Merienda – 5 o 6 fresas con un yogur desnatado sabor fresa. Una nuez. Una infusión de té rojo.
  • Cena – Pez espada a la plancha (ciento cincuenta gramos) con ajo y un chorrito de vino blanco. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Sábado – Día social

  • Desayuno – Un café descafeinado. Una tortilla preparada con un huevo entero, la clara de otro, una loncha de jamón york, una loncha de queso, un tomate y la cuarta parte de una cebolla. Una rebanada de pan integral de centeno.
  • Media mañana – Dos mandarinas. Un yogur desnatado con una cucharadita de salvado de avena. Una nuez. Una infusión de té verde.
  • Comida – Espaguetis (cien gramos) a la boloñesa (preparada con doscientos gramos de ternera magra, una cebolla, dos tomates, una cucharada de aceite de oliva virgen, sal, pimienta y orégano). Una copa de vino tinto.
  • Merienda – 5 o 6 fresas con un yogur desnatado sabor fresa. Una nuez. Una infusión de té rojo.
  • Cena – Un tazón de salmorejo con un huevo duro picado y cincuenta gramos de jamón ibérico en taquitos. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Domingo – Día social

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un huevo y dos salchichas de pavo a la plancha con una cucharada de kétchup. Un tomate en ensalada. Una rebanada de pan integral de centeno.
  • Media mañana – Un kiwi. Un yogur desnatado con una cucharadita de salvado de avena. Una nuez. Una infusión de té verde.
  • Comida – Chuletas de cordero magras (doscientos gramos) a la parrilla o al horno. Ciento cincuenta gramos de guisantes salteados con cebolla. Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Una onza de chocolate negro. Un gin tonic u otra bebida a elegir.
  • Cena – Langostinos a la parrilla (ciento cincuenta gramos) preparados con una cucharada de aceite de oliva virgen, ajo y perejil. Una infusión de té rojo. Una onza de chocolate negro.
error: Alert: Content is protected !!