Saltar al contenido
Dieta y Vitalidad

Fase Fast

Dieta de los días alternos, fase Fast

Si quieres perder peso con la dieta de los días alternos, debes comenzar con la fase Fast. Su duración es de tres semanas y dicen que se pueden perder hasta 6 kilos. A diferencia de otras dietas por fases, en las que todos los días son igual de duros, lo cierto es que ésta no resulta muy difícil de seguir por la forma en que está diseñada.

Cómo es la fase Fast

En la fase Fast tenemos tres días a la semana con bajo aporte calórico (lunes, miércoles y viernes), los llamados días depurativos. Lo que hace más llevaderos estos días es que, intercalados entre ellos (martes y jueves), tenemos los llamados días de régimen, con una alimentación equilibrada y saciante, que nos ayudan a recuperarnos del esfuerzo del día anterior. Para coronar la semana tenemos los dos días sociales (sábado y domingo), en los que podremos comer casi cualquier cosa. Estos dos días nos ayudarán de muchas formas: será más sencillo compartir celebraciones con familiares y amigos, podremos salir a comer fuera, dejaremos de tener la sensación de estar a dieta y el lunes comenzaremos de nuevo con las fuerzas renovadas, tanto física como mentalmente.

¿Existen los alimentos prohibidos en la dieta de los días alternos?

Esa es una buena pregunta a la que todavía estamos buscando la respuesta. Aquí es donde, a falta de algún capítulo específico en la Dieta de los Días Alternos – Libro práctico, echamos en falta ese libro teórico que no llegó a ver la luz.

En teoría se puede comer de todo, dependiendo de los días. Sin embargo, indagando en la web oficial, nos encontramos algunas sorpresas. Uno de los objetivos de la dieta, según Rubén Bravo, es evitar ciertas enfermedades, como la diabetes. Por eso todos los alimentos que aumentan los niveles de glucosa o de insulina no se consideran adecuados.

Se recomienda consumir el café, los refrescos y el té sin cafeína y sin teína. En ningún sitio se menciona que producto se puede utilizar para endulzar, sin embargo encontramos un artículo en el que comparan el azúcar con la cocaína porque dicen que provoca una adicción similar. En otro artículo nos instan a «evitar el azúcar, los endulzantes o aquellos alimentos que los contengan», así que la cosa se pone muy difícil. Si seguimos buscando con paciencia encontramos otras prohibiciones más o menos explícitas: los fritos, los empanados, los zumos envasados, los alimentos procesados, los embutidos envasados, los lácteos enteros y cocinar en exceso los alimentos.

En el lado opuesto se recomienda beber al menos dos litros de agua al día, los lácteos desnatados, beber una copa de vino tinto con la comida y otra con la cena, comer dos onzas de chocolate negro al día y no abusar de las bebidas alcohólicas… Y, por supuesto, los alimentos estrella.

¿Qué son los alimentos estrella?

Veamos lo que nos dice Rubén Bravo:

«Un plan nutricional tiene que mejorar nuestra salud, y ayudarnos a prevenir las enfermedades que a lo largo de los años pueden amenazar nuestra calidad de vida. Igualmente un buen plan nutricional debería prolongar nuestra longevidad, ofrecernos más años de vida y más vida a esos años. Es por ello que en la Dieta de los Días Alternos incorporo en cada fase una lista de “Alimentos Estrella”. Estos alimentos han sido escogidos para introducirlos en los menús de forma habitual y, ya sea por separado o en sinergia, nos ofrecen diferentes mejoras o prevenciones sobre nuestra salud».

Alimentos estrella de la fase Fast

En cada una de las fases de la dieta de los días alternos los alimentos estrella elegidos por su autor tienen unos objetivos concretos. Estos son los efectos que se esperan del conjunto de los alimentos estrella de la fase Fast:

  • Prevenir la retención de líquidos
  • Mejorar la salud del hígado
  • Detoxificación multiorgánica

Estos son los alimentos estrella de la fase Fast y los beneficios que, según Rubén Bravo, nos aportan:

Caldo de verduras depurativas

Protagonista indiscutible de la dieta y en especial de la fase Fast, tomaremos un tazón de caldo en la comida y otro en la cena en los días depurativos de todas las fases de la dieta. Su elaboración es muy sencilla: pon una olla al fuego con dos litros y medio de agua, un kilo y medio de cebollas, cuatro ramas de apio, un ramillete de perejil y una cucharadita de diente de león. Cuando empiece a hervir baja el fuego y déjalo cocer de cuarenta a cincuenta minutos más o menos. Se recomienda no añadir sal para no contrarrestar el efecto diurético.

¿Por qué se han seleccionado estas verduras en lugar de otras? Estos son los motivos que nos da el autor de la dieta:

«Cebolla – Alto contenido en potasio, flavonoides, ácido caféico, aliina, alicina, quercitina y compuestos ricos en azufre, por lo que ayuda a combatir la retención de líquidos, mejorar la salud cardiovascular, y prevenir los procesos infecciosos como gripes o bronquitis, al igual que mejorar los estados inflamatorios del intestino como la enfermedad de Crohn.

Apio – De uso medicinal desde la antigüedad para ayudar al cuerpo a deshacerse de impurezas, mejorar los gases intestinales, ayudar al tránsito intestinal, la eliminación de cálculos renales, y protector hepático.

Perejil – Contribuye a expulsar flatulencias, mejorar la digestión, combatir la retención de líquidos y mejorar la función renal ayudando a evitar la formación de cálculos.

Diente de León – Resulta ideal para eliminar toxinas en sangre, al igual que mejorar la función hepática y biliar, y ayudar contra la retención de líquidos. Antiguamente era usado también para mejorar los problemas de estreñimiento por su contenido en fibra y su estimulación sobre el movimiento peristáltico».

Dieta de los días alternos, fase Fast

Kefir

Uno de los productos lácteos más antiguos que se conocen, originario de la región del Cáucaso, y de virtudes similares al yogur, con una textura más suave, un sabor un poco más ácido y un contenido más alto en probióticos. Entre otras cosas regula el metabolismo, el sistema inmunitario, la flora intestinal e incluso favorece la cicatrización de las heridas.

Naranjas y mandarinas

Frutas mediterráneas por excelencia, poco se puede decir sobre ellas que no se haya dicho ya mil veces. Se las recomienda en fase Fast debido a su alto contenido en vitaminas, a las pocas calorías que aportan y porque dicen que además de mejorar nuestro sistema inmunitario, también nos van a proporcionar más sensación de vitalidad y pensamientos positivos.

Zumo de zanahoria

Además de su contenido en vitaminas y carotenos, su fibra ayuda a combatir el estreñimiento. Es diurética, mejora la calidad de la piel, fortalece las uñas y el cabello. Por si todo esto no fuera suficiente, según el informe World Cancer Report de 2014 de la Organización Mundial de la Salud, el consumo frecuente de zanahorias ayudaría a prevenir el cáncer de mama.

Garbanzos

Destacan por su alto contenido de minerales y vitaminas del grupo B, además de su aporte de proteínas y grasas saludables. Ayudan a reducir el ácido úrico, mejoran el estreñimiento, combaten la retención de líquidos, y dicen que es recomendable para prevenir el cáncer de colon.

Kiwi

Hace pocos años que a esta fruta originaria de China aún se la consideraba exótica, pero el kiwi llegó pisando fuerte y sus muchas virtudes la han convertido en imprescindible a muchos niveles. Su contenido en vitamina C duplica el de muchos cítricos y es excelente para combatir el estreñimiento y la retención de líquidos. Otro motivo para incluirla en la fase Fast es que, según Rubén Bravo, combate la fatiga y la apatía.

Complementos recomendados

En la dieta de los días alternos, al igual que en muchas otras, se recomienda tomar complementos. Aunque una de las cosas sorprendentes (tanto de la web como del libro) es que, en proporción, se emplea más texto relativo a los complementos que en explicar la propia dieta. Además, en cada página encontraremos un mínimo de cuatro enlaces directos (recordemos que es un PDF) al laboratorio que lo fabrica o a una determinada farmacia donde se puede comprar…

En cada una de las fases recomiendan un complemento diferente. El elegido para la fase Fast es un preparado a base de hierbas (diente de león, alcachofa, cardo mariano, cúrcuma, lecitina…) cuyo objetivo es favorecer la detoxificación hepática.

Dieta de los días alternos, fase Fast

Menú semanal de la fase Fast

Lunes – Día depurativo

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un zumo preparado con dos naranjas. Un yogur desnatado con una cucharadita de salvado de avena.
  • Media mañana – Una manzana. Dos nueces.
  • Comida – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Ciento cincuenta gramos de queso fresco desnatado. Un vaso de zumo de zanahoria.
  • Merienda – Una manzana. Dos nueces.
  • Cena – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Dos lonchas de jamón york o pavo. Una copa de vino tinto.

Martes – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Dos rebanadas de pan integral tostado untadas con tomate y con dos lonchas de jamón serrano o ibérico.
  • Media mañana – Dos mandarinas. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Comida – Ensalada mixta completa (dos puñados grandes de canónigos, un tomate, una lata de atún en aceite bien escurrida, un huevo duro, dos espárragos blancos, cinco aceitunas y la cuarta parte de una cebolla, aliñado con una pizca de sal, vinagre y aceite de oliva virgen). Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Dos mandarinas. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Cena – Ciento cincuenta gramos de sepia a la plancha, aliñada con ajo y perejil. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Miércoles – Día depurativo

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un zumo preparado con dos naranjas. Cien gramos de kéfir.
  • Media mañana – Un kiwi. Dos nueces.
  • Comida – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Ciento cincuenta gramos de queso fresco desnatado. Un vaso de zumo de zanahoria.
  • Merienda – Un kiwi. Dos nueces.
  • Cena – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Dos lonchas de jamón ibérico. Una copa de vino tinto.

Jueves – Día de régimen

  • Desayuno – Un café descafeinado. Dos rebanadas de pan integral tostado untadas con tomate y con dos lonchas de jamón serrano o ibérico.
  • Media mañana – Ciento cincuenta gramos de queso de Burgos desnatado con una cucharadita de miel de Manuka. Dos nueces.
  • Comida – Escalivada (preparada con doscientos gramos de pimientos rojos asados, una lata de atún en aceite bien escurrida y la cuarta parte de una cebolla picada finamente, aliñada con una pizca de sal y pimienta y una cucharada sopera de aceite de oliva virgen). Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Un melocotón. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Cena – Ciento cincuenta gramos de lacón aliñado con pimentón y una cucharadita de aceite de oliva virgen. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Viernes – Día depurativo

  • Desayuno – Un café descafeinado. Un zumo preparado con dos naranjas. Un yogur desnatado con una cucharadita de salvado de avena.
  • Media mañana – Dos mandarinas. Dos nueces.
  • Comida – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Ciento cincuenta gramos de queso fresco desnatado. Un vaso de zumo de zanahoria.
  • Merienda – Dos mandarinas. Dos nueces.
  • Cena – Un tazón de caldo de verduras depurativas. Setenta y cinco gramos de hummus de garbanzos con una zanahoria cortada en bastoncitos. Una copa de vino tinto.

Sábado – Día social

  • Desayuno – Un café descafeinado. Una tortilla preparada con un huevo entero, la clara de otro, una loncha de jamón york, una loncha de queso, un tomate y la cuarta parte de una cebolla. Una rebanada de pan integral de centeno.
  • Media mañana – Dos mandarinas. Un yogur desnatado con una cucharadita de salvado de avena. Dos nueces.
  • Comida – Lentejas con chorizo (cocinadas con una zanahoria, media patata y dos dedos de chorizo). Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Un melocotón. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Cena – Doscientos gramos de emperador a la plancha (aliñado con ajo y perejil) acompañado de ciento cincuenta gramos de setas salteadas. Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Domingo – Día social

  • Desayuno – Un café descafeinado. Una tortilla preparada con un huevo entero, la clara de otro, una loncha de jamón york, una loncha de queso, un tomate y la cuarta parte de una cebolla.
  • Media mañana – Un kiwi. Una nuez. Un yogur desnatado.
  • Comida – Doscientos cincuenta gramos de solomillo de ternera a la parrilla, acompañado de doscientos cincuenta gramos de verduras preparadas de igual manera (berenjena, cebolla, pimiento rojo y espárragos trigueros). Una copa de vino tinto.
  • Merienda – Dos galletas tipo María. Una onza de chocolate negro.
  • Cena – Doscientos gramos de pulpo a la gallega (sin patata). Una copa de vino tinto. Una onza de chocolate negro.

Dieta de los días alternos, fase Fast

error: Alert: Content is protected !!