Menu

Dieta Dukan

Si te pregunto cuál es la dieta que ha pasado en menos tiempo del anonimato total a un arrollador éxito internacional, cuál ha creado polémicas continuas, pleitos inacabables, y ha conseguido que seguidores y detractores se enfrenten cada día en los foros de Internet, seguro que tú responderás que, sin lugar a dudas, estamos hablando de la dieta Dukan.

Todos conocemos a alguien que la ha seguido con mayor o menor fortuna. De hecho, son muchos los profesionales de la medicina de nuestro país que la han recomendado a sus pacientes, algunos incluso después de experimentarla en sus propias carnes con éxito. Puedes encontrar informes detallados donde médicos o nutricionistas presentan datos científicos que respaldan el método del doctor francés, y también los puedes hallar con los argumentos contrarios. Es evidente que tanto la dieta Dukan como su creador despiertan pasiones y no dejan a nadie indiferente.

Si te has planteado adelgazar con la dieta Dukan seguramente querrás tenerlo todo muy claro antes de comenzar. Hemos reunido para ti toda la información relevante sobre la dieta y sobres sus cuatro fases en estos cinco artículos, para que no te quede ninguna duda. Si sigues las indicaciones al pie de la letra, perderás peso y lo harás rápidamente. Pero si no quieres volver a recuperarlo tienes que seguir hasta el final, sin tirar la toalla, tal y como Pierre Dukan te advierte continuamente. Antes de entrar en detalles, hagamos un poco de historia.

Pierre Dukan y el origen de la dieta Dukan

Pierre Dukan nació en Argel en 1942. Dice que quiso ser médico desde que era un niño y en 1965, con 23 años, alcanzó su objetivo al convertirse en médico generalista (lo que aquí antes se llamaba médico de cabecera y ahora médico de familia). Salvo para sus pacientes, y a pesar de haber publicado previamente varios libros relacionados con la nutrición, hasta el año 2000 Pierre Dukan era prácticamente un desconocido. ¿Qué ocurrió? ¿Cuándo dejó Dukan de ser un médico corriente para convertirse en un mesías mediático?

Según relata él mismo la respuesta tenemos que buscarla allá por el año 1975, cuando uno de sus pacientes (al que su obesidad le estaba ocasionando serios problemas de salud) le plantea un reto: tras varios intentos y fracasos previos, necesita perder peso de forma urgente y está dispuesto a realizar cualquier tipo de sacrificio excepto dejar de comer carne. Dukan acepta el reto pensando que, al ver que no pierde peso, el paciente desistirá y aceptará realizar un régimen estándar. De esa forma tan peculiar nació la dieta Dukan.

En aquella época, remitiéndonos a sus declaraciones, los únicos conocimientos que Pierre Dukan tenía sobre nutrición eran los que le habían impartido en la facultad de medicina (aunque, curiosamente ya había publicado su primer libro sobre el tema). Sólo así se explica que el doctor se sorprenda al ver que su paciente pierde cinco kilos en cinco días siguiendo una dieta alta en proteínas, cuyo efecto de choque era ya conocido desde mucho antes.

Tras varios controles realizados de cinco en cinco días en los que (según cuenta él) el paciente seguía perdiendo peso y teniendo una analítica normal, el doctor le insiste en que tiene que comer verduras durante los siguientes días. Resultado, el paciente no pierde ni un gramo en ese periodo y le reclama volver al consumo ilimitado de carne que tan bien le había funcionado.

Así que, con esa base, Pierre Dukan se dedicó a desarrollar y completar su método, la dieta Dukan, que él mismo califica como totalmente innovadora y revolucionaria, poniendo especial hincapié en hallar la forma de mantener el peso deseado después de haberse librado del sobrepeso. Después de practicar con sus pacientes durante veinticinco años, finalmente decide poner el método al alcance de todo el mundo porque:

«Podía ofrecer no sólo un simple pescado, sino el aprendizaje de la pesca, un plan global que permite al gordo adquirir autonomía, poder adelgazar deprisa y mantener el rumbo por su cuenta y durante mucho tiempo».

Dieta Dukan

El boom de la dieta Dukan

En el año 2000 ve la luz en Francia el libro que cambiaría la vida de muchas personas, sobre todo la de su autor: Je ne sais pas maigrir (publicado en España con el título No consigo adelgazar). Tras él vinieron otros muchos títulos en los que detallaba y ampliaba su sistema, pero el primer impulso en el imparable ascenso de la dieta lo puso este primer libro, en el que Dukan presentaba oficialmente su método al mundo.

Sería prácticamente imposible cifrar la cantidad exacta de libros similares que se han publicado en los últimos veinte o treinta años, cada uno de ellos proponiendo una dieta diferente, novedosa, definitiva. Pero en ningún otro caso se ha producido el mismo éxito masivo y desmesurado. ¿A qué se debe el boom de la dieta Dukan? Muy sencillo: a una de las mejores estrategias de marketing de los últimos tiempos.

A Pierre Dukan hay que reconocerle una gran visión para los negocios y la capacidad de rodearse de la gente adecuada para conseguir sus metas. Aunque en su web afirma que al principio el método se fue popularizando por el sistema de boca a boca, en realidad fueron otros factores mucho más contemporáneos los que le dieron a conocer. Por un lado sus continuas apariciones tanto en prensa como en televisión. Y por otro el minucioso empleo de las herramientas que internet ofrece. Como esos centenares de blogs dedicados a la dieta Dukan que, según nos cuenta en su web, surgieron espontáneamente y en los que se cantan las virtudes de la dieta y se cuentan las experiencias en primera persona. Con el tiempo han aparecido también muchos foros donde sus seguidores se reúnen para intercambiar recetas y ofrecerse apoyo mutuo. Podríamos decir que Pierre Dukan fue uno de los primeros en comprender el inmenso poder del boca a boca cibernético y uno de los que mejor lo ha utilizado a su favor.

En un momento dado una de sus clientes (según Dukan, una princesa kuwaití) le hace una peculiar petición: quiere que le escriba un libro con toda la información que ha recogido en sus entrevistas y todas las indicaciones que debería seguir para perder peso más fácilmente:

«Cóbreme el precio que quiera, ya sabe que eso no es ningún problema para mí».

La petición hace mella en Dukan que, en su afán por popularizar la dieta Dukan, se plantea el enorme impacto que podría tener para el resto de sus clientes el tener un informe como el de la princesa: totalmente personalizado, dirigido a cada uno de ellos, basado en sus problemas particulares y con un plan de adelgazamiento detallado paso a paso. Enseguida se pone manos a la obra y con la ayuda de un grupo de voluntarios y de técnicos en informática crean una enorme base de datos (obtenidos de sus propios pacientes) y un programa para gestionarla. A partir de abril de 2004 cualquiera puede recibir en su propia casa el Libro de mi peso (como lo han bautizado). Tras cumplimentar un larguísimo cuestionario, los datos del nuevo paciente se contrastan con la base de datos, y el programa genera un informe de entre 250 y 350 páginas. Dicho informe se imprime y se hace llegar al domicilio del interesado en menos de 10 días. En el ámbito de las dietas este enfoque aportó una gran innovación.

Un tiempo después Dukan viaja a Estados Unidos en su calidad de presidente de una asociación internacional de lucha contra el sobrepeso y, además de contrastar opiniones con sus colegas, se centró en el análisis de lo que las webs estadounidenses especializadas en el adelgazamiento ofrecen al público, con el claro objetivo de mejorar la web de la dieta Dukan. Tras hablar con promotores y diseñadores, al francés no le pasa por alto la promesa que hacen la mayoría de ellas de ofrecer una supervisión personalizada, aunque a su juicio luego no lo cumplen, limitándose a enviar la misma información y los mismos videos a todo el mundo. En cierta forma se podría decir que acaba de descubrir el concepto del coaching y decide aplicarlo de inmediato. En el año 2008 y gracias a un programa informático similar al que generaba los libros, Pierre Dukan pone en marcha en la web de la dieta Dukan el programa de acompañamiento orientado. Cada noche hay que cumplimentar un nuevo cuestionario online y cada mañana se recibe un correo electrónico con las indicaciones pertinentes. Otra gran novedad que por aquel entonces nadie más ofrecía. En palabras de Dukan:

«Me había convertido en experto de la personalización al crear el Libro de mi peso, y decidí poner mi pericia al servicio del acompañamiento online».

El siguiente paso de esta progresión imparable era previsible. En el año 2009 lanza su propia gama de productos dietéticos para la dieta Dukan que comercializa directamente. Con una página web específica para cada país (orientada y traducida especialmente), con los 19 libros de los que es autor (traducidos a 25 idiomas y con más de 11 millones de ejemplares vendidos), y con las ventas de sus productos dietéticos, el imperio Dukan no para de crecer.

Dieta Dukan

La dieta Dukan

No debemos olvidar que todo este imperio está basado en una simple dieta de adelgazamiento de la que a continuación vamos a comentar los detalles fundamentales.

El autor divide la dieta Dukan en cuatro etapas o fases (de las que te hablamos con más detalle en sendos artículos): ataque, crucero, consolidación y estabilización. Pero en todas ellas hay un factor común:

«Cada uno de estos cuatro regímenes tiene un modo de acción y una misión particular que cumplir, pero los cuatro sacan su fuerza y eficacia creciente de la utilización de las proteínas puras».

Cuenta Dukan en su libro que al principio él había bautizado su método como “Protal” para indicar que alternaba fases de proteínas y de proteínas + verduras (aunque ahora se le conocía con su nombre, según él a instancia de sus pacientes). Queda claro pues que el primer pilar en que se asienta la dieta es el de ingerir grandes cantidades de proteínas, a las que Dukan atribuye múltiples beneficios:

«La pureza de las proteínas reduce su aporte calórico, su asimilación comporta un fuerte gasto calórico, las proteínas puras reducen el apetito, combaten el edema y la retención de agua, aumentan la resistencia del organismo y permiten adelgazar sin pérdida de musculatura ni ablandamiento de la piel».

También se nos insta a beber grandes cantidades de agua (a la que califica como un verdadero saciante natural) para facilitar que los riñones puedan eliminar todos los desechos que estaremos generando al adelgazar. A los efectos beneficiosos que ya todos conocemos, Dukan añade uno nuevo:

«El agua y las proteínas puras combinadas ejercen una potente acción sobre la celulitis».

El tipo de agua que elijamos tiene que ser poco mineralizada, ligeramente diurética y laxante (en el libro de la dieta Dukan incluso llega a recomendar determinadas marcas). Para que resulte más fácil beber todo el líquido necesario admite, e incluso recomienda, el consumo de refrescos light.

El tercer punto en el que hace gran hincapié es en la reducción de la sal. Esta recomendación, igual que la anterior, es común a muchas dietas, y se basa, entre otras cosas, en su influencia negativa sobre la retención de líquidos. Pero Dukan sin embargo le atribuye un efecto insospechado:

«La sal acrecienta el apetito y su reducción lo calma».

A estos tres elementos básicos hay que añadir la supresión total de grasas e hidratos de carbono en las primeras fases, para incorporarlas después en muy pequeñas cantidades y con muchas reservas, dando como resultado una dieta que es tachada de ser desequilibrada y deficitaria en muchos aspectos.

Fase de ataque

Uno de los grandes atractivos que mucha gente encuentra en la dieta Dukan es que en la primera fase de la dieta (la llamada ataque, en la que se produce una fuerte pérdida de peso) se puede comer tanto como se desee, sin tener que pesar, ni medir, ni contar calorías. Siempre que, claro está, nos limitemos a comer los alimentos que forman parte de la lista de los 72 productos permitidos. La duración de esta primera fase te la indican ellos, dependiendo del estudio personalizado del que ya hablamos. Más información sobre la fase de ataque.

Fase de crucero

En la segunda fase (la de crucero, que durará hasta que se alcance el peso justo que te habrán indicado), a las proteínas puras se les incorpora algunas verduras y hortalizas. Igual que en caso anterior tendremos una lista de verduras permitidas (28, que sumadas a los 72 anteriores conforman el total de los 100 productos que se pueden consumir libremente), pero también tendremos otra lista con las prohibidas. En la medida de lo posible nos recomiendan consumir los vegetales crudos y en ensaladas. Pero como no se puede consumir ninguna grasa animal ni vegetal, la sugerencia que hace el doctor Dukan para aliñarlas es, cuando menos, insólita: preparar una vinagreta con aceite de parafina. Eso sí, se nos advierte de que sólo lo utilicemos en frío, y de que facilita el tránsito intestinal hasta el punto de provocar leves pérdidas si nos excedemos con la dosis… Más información sobre la fase de crucero.

Fase de consolidación

Cuando por fin se alcanza el peso justo, se entra en la fase de consolidación, que tiene que durar 10 días por cada kilo de peso que se haya perdido. Se mantiene el consumo de proteínas y verduras como hasta ahora, pero la gran novedad de la dieta es la incorporación de la fruta. Únicamente una pieza al día, y también con lista de frutas prohibidas, como en el paraíso. También se incluye dos rebanadas de pan y una porción de queso diarias y una ración de fécula a la semana. Por último se autoriza hacer una comida de gala semanal, en la que se puede comer cualquier cosa. Para compensar los extras de esa comida, todos los jueves se vuelve a la rutina de la fase de ataque, ingiriendo sólo proteínas de la primera lista. Más información sobre la fase de consolidación.

Fase de estabilización

Finalmente llegamos a la fase de estabilización que ha de durar el resto de la vida. Aunque se supone que ya se pude comer de todo, se recomienda seguir la misma pauta de la fase anterior. Igualmente se instituye el jueves de proteínas como una especie de salvaguarda.

Aunque él dice que en un primer momento no estaba incluido en su dieta, lo cierto es que si existe un producto que se identifique con la dieta de Pierre Dukan es el salvado de avena, uno más en esa larga lista de productos ecológicos, saludables y pseudomilagrosos con los que nos bombardean continuamente. Entre las virtudes de este producto Dukan destaca las siguientes:

«Acción benéfica sobre la reducción del colesterol y la diabetes, mejor acatamiento del régimen a largo plazo, mejoría de los resultados, reducción del apetito, sensación de saciedad más rápida y una fuerte disminución de la frustración».

No podemos cerrar este apartado sin reconocer uno de los grandes aciertos de Pierre Dukan con el que todo el mundo está de acuerdo: insistir en la necesidad de hacer algún tipo de ejercicio a diario, aunque sólo sea caminar o subir escaleras. Más información sobre la fase de estabilización.

Dieta Dukan fase de Ataque

Fase de ataque

Si quieres seguir la dieta Dukan, tienes que comenzar por el principio, es decir, por la fase de ataque. En ...
Leer Más
Dieta Dukan fase de Crucero

Fase de Crucero

Si vas a comenzar la fase de crucero es porque ya has superado la fase de ataque de la dieta ...
Leer Más
Dieta Dukan fase de Consolidación

Fase de consolidación

Si has seguido la dieta Dukan y has superado las dos primeras fases, la de ataque y la de crucero, ...
Leer Más
Dieta Dukan fase de Estabilización

Fase de estabilización

¡Enhorabuena seguidor de la dieta Dukan! Has superado con éxito las fases de ataque, crucero y consolidación, has perdido los ...
Leer Más

Dieta Dukan

error: ¡El contenido está protegido!

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar