Dieta del Limón

Aunque ha pasado por varias fases en su evolución, en la actualidad la dieta del limón más conocida se encuadra en el grupo de las dietas rápidas o relámpago para adelgazar, de las que ya hemos visto algunos ejemplos como la dieta de la alcachofa o la dieta de la avena.

Esta dieta, como tantas otras, nació el siglo pasado en Estados Unidos de la mano de un personaje un tanto peculiar: Stanley Burroughs. En un principio no se trataba de una dieta para adelgazar, sino de un ayuno destinado a desintoxicar el cuerpo, una dieta depurativa. Ahora que están tan de moda las dietas “détox” es curioso pensar que quizás la dieta del limón fue la primera que pudo llevar ese nombre.

La dieta volvió a estar en el candelero gracias (una vez más) a las estrellas de Hollywood que la han seguido, como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie y Beyoncé Knowles (que perdió casi 10 kilos para su papel en la película Dreamgirls). A pesar del buen resultado que a ella le dio Beyoncé advirtió a la gente que no la imite: «Nunca se la recomendaría a nadie a menos que estés haciendo una película, sea necesario y tengas la ayuda adecuada. Hay maneras de perder peso de forma saludable, si quieres perder peso».

Stanley Burroughs

Stanley Burroughs nació en Detroit (Michigan) en 1903 y falleció en California en 1991. En su juventud se dedicaba al negocio maderero. Sin embargo, a pesar de no contar con ningún tipo de formación en el campo de la medicina, en la década de los 40 del siglo pasado ya se gana la vida ejerciendo de médico naturista y da a conocer por primera vez su dieta del limón. Aunque la fama le llegó en 1976, cuando la publicó en su famoso libro The Master Cleanser, un clásico de la literatura de salud alternativa y un auténtico superventas.

Stanley Burroughs cuenta en su libro que el ideó la dieta Master Cleanse para tratar a pacientes con úlcera de estómago y que, tras probarla con el primero de ellos (Bob Norman), comprobó que se curaba en diez días. Tras el primero dice que muchos más pacientes con úlcera se curaron en el mismo plazo y que comprobó también su utilidad para muchas otras enfermedades. Por otro lado afirma que «como dieta adelgazante es superior en todos los sentidos a cualquier otra, ya que disuelve y elimina todos los tipos de tejido graso. La grasa se derrite a un ritmo de alrededor de un kilo al día en la mayoría de personas (y sin efectos secundarios nocivos)».

Nudista, vegetariano estricto, arrogante y condescendiente con quienes no compartían sus ideas sobre la salud, Stanley Burroughs no se dedicaba sólo a las dietas. Aplicó a sus pacientes (con mayor o menor fortuna) otras técnicas como la reflexología, los masajes profundos y la terapia de luz, a la que dedicó otro libro: Healing for the Age of Enlightenment.

A lo largo de su vida Burroughs tuvo frecuentes problemas legales por practicar la medicina sin licencia. En el más grave de ellos fue juzgado y declarado culpable de asesinato en segundo grado por el tratamiento al que sometió a un paciente oncológico. Burroughs le convenció para que abandonase la medicación y dejase de acudir a su especialista. Sometió al paciente a su terapia de luz, a la dieta de ayuno y a profundos masajes, a consecuencia de los cuales falleció por una hemorragia interna masiva.

Dieta del Limón

La limonada original

Según el libro durante los días que dure la dieta hay que consumir un mínimo de seis a doce vasos diarios de la limonada. Aparte de eso sólo se puede beber agua. Además hay que tomar un laxante cada noche y beber cada mañana, nada más levantarse, tres litros de agua con sal, para la limpieza interna. Si no se puede con el agua, hay que tomar laxantes también por la mañana. Para preparar correctamente esta limonada se necesita un vaso grande y se mezclan los siguientes ingredientes:

  • Dos cucharadas de zumo de limón recién exprimido.
  • Dos cucharadas de jarabe de arce genuino (sin azúcar añadido).
  • La décima parte de una cucharadita de cayena molida (o más si le gusta).
  • Un cuarto de litro de agua (mineral o filtrada) a temperatura ambiente.

Según Stanley Burroughs debemos seguir la dieta cuando se hayan desarrollado enfermedades agudas y crónicas, cuando el sistema digestivo necesite un descanso y una limpieza, cuando el sobrepeso se haya convertido en un problema y cuando se necesite mejorar el tejido corporal. Los supuestos beneficios que obtendremos son:

  • Disolver y eliminar las toxinas y la congestión que se han formado en cualquier parte del cuerpo.
  • Limpiar los riñones y el sistema digestivo.
  • Purificar las glándulas y células en todo el cuerpo.
  • Eliminar todos los residuos inservibles y el material endurecido en las articulaciones y los músculos.
  • Aliviar la presión y la irritación de los nervios, arterias y vasos sanguíneos.
  • Obtener una buena circulación sanguínea.
  • Mantener la juventud y elasticidad, independientemente de nuestra edad.

En el libro se dice que se puede seguir la dieta durante un mínimo de diez días hasta un máximo de cuarenta, y que más allá también puede ser seguida con seguridad para casos de extrema gravedad. Afirma que la dieta contiene todos los nutrientes necesarios para ese periodo. Si se realiza de tres a cuatro veces al año nos ayudará a mantener el cuerpo en una condición saludable. En caso de enfermedades graves, según el autor, puede realizarse con más frecuencia.

La dieta del limón

Lo que ahora se conoce comúnmente como la dieta del limón, en lugar del ayuno estricto que hemos visto, son dos variantes diferentes.

La primera, que dura un mes, consiste en tomar un vaso de limonada en ayunas el primer día, dos el segundo, tres el tercero, y así (aumentando un vaso cada día) hasta empezar el decimoquinto día ingiriendo quince vasos de limonada en ayunas. A partir de ahí se procede de forma inversa, disminuyendo un vaso cada día hasta llegar a beber un único vaso el último día. Desde luego no hay que romperse la cabeza para seguir esta dieta, pero requiere una capacidad de estómago y de vejiga al alcance de pocos mortales. Pasar del cuarto vaso sin reventar me parece casi un milagro. Eso sí, el resto del día la alimentación es libre.

La segunda variante es un poco más clásica, una dieta rápida de cinco días de duración en la que se combina la ingestión de la limonada con la de algunos alimentos. Veamos cómo.

  • Lunes:
    • El primer día es el destinado a la desintoxicación, por eso habría que beber solamente limonada a lo largo de todo el día. Si no podemos aguantar el hambre a mediodía y en la noche podemos comer verduras hervidas (evitar las patatas).
  • Martes:
    • Desayuno – Té con limón endulzado con stevia.
    • Media mañana – Un pomelo o una naranja.
    • Comida – Un plato grande de ensalada preparada con zanahoria, tomate y berros, dos vasos de limonada y dos rodajas de piña.
    • Merienda – Un pomelo o una naranja.
    • Cena – Un plato de arroz integral con un huevo hervido, dos vasos de limonada y una pera.
  • Miércoles:
    • Desayuno – Té con limón endulzado con stevia.
    • Media mañana – Un pomelo o una naranja.
    • Comida – 200 gramos de pechuga a la plancha con limón, un tomate en rodajas condimentado con orégano y aceite de oliva, dos vasos de limonada y una manzana.
    • Merienda – Un pomelo o una naranja.
    • Cena – Una porción de budín de calabaza, una ensalada de lechuga y tomate, dos vasos de limonada y una taza de frutas del bosque.
  • Jueves:
    • Desayuno – Té con limón endulzado con stevia.
    • Media mañana – Un pomelo o una naranja.
    • Comida – Una porción pequeña de pescado a la plancha con jugo de limón, ensalada de berenjena, dos vasos de limonada y dos rodajas de piña.
    • Merienda – Un pomelo o una naranja.
    • Cena – Dos calabacines rellenos de arroz integral y queso, puré de zanahoria, dos vasos de limonada y una pera.
  • Viernes:
    • Desayuno – Té con limón endulzado con stevia.
    • Media mañana – Un pomelo o una naranja.
    • Comida – 200 gramos de carne de ternera, una ensalada de lechuga tomate y pepino, dos vasos de limonada y una manzana.
    • Merienda – Un pomelo o una naranja.
    • Cena – 200 gramos de pollo al horno sin piel, espinacas gratinadas con salsa blanca, dos vasos de limonada y dos rodajas de melón.

Nos señalan también que (además de los que se indican) se pueden beber cuantos vasos queramos de limonada, siendo ocho vasos diarios una cantidad recomendable.

Dieta del Limón

Peligros de la dieta

Los defensores de la dieta del limón afirman que la dieta desintoxica el cuerpo y elimina el exceso de grasa. Sin embargo no hay ninguna evidencia científica de que la dieta elimine las toxinas o que consiga algo más que una pérdida de peso temporal. Como en otras muchas dietas de choque la mayoría del peso que se pierde es agua y gracias al efecto rebote vuelve con propina. La dietista Keri Glassman afirma que «los que siguen la dieta tienen garantizado el aumento de peso cuando la dejan».

Por lo que respecta a la dieta original la nutricionista Jane Clark destaca la falta de nutrientes esenciales, citando una deficiencia de proteínas, vitaminas y minerales. La Escuela de Medicina de Harvard afirma que el abuso de los laxantes en la dieta original puede conducir a la deshidratación y pérdida de electrolitos, así como alterar la función intestinal.

Hay una serie de efectos secundarios que son comunes a todas las dietas de desintoxicación y limpieza: deshidratación, fatiga, mareos y náuseas y déficit de los nutrientes necesarios.

Pero también pueden provocar problemas más graves. La profesora de nutrición Linda Bacon, afirma que este tipo de dietas restrictivas en calorías puede llevar a la disminución del músculo del corazón y dañar los vasos sanguíneos: «Toda esa contracción y crecimiento provoca micro desgarros que crean aterosclerosis y otros tipos de enfermedades del corazón». Por su parte, la cardióloga Isadore Rosenfeld señala específicamente a la dieta Master Cleanse como un ejemplo de una dieta de desintoxicación que puede dañar el corazón: «Una dieta de choque una vez, no hará daño a tu corazón, pero hacer una dieta de choque varias veces aumenta el riesgo de un ataque al corazón».

Scroll Up
error: ¡El contenido está protegido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar