Menu

Dieta del melocotón

Hoy debuta con nosotros una nueva dieta depurativa: la dieta del melocotón. El melocotón (o durazno, como también se le conoce en muchos lugares) es, como la pera y la manzana, una fruta cotidiana y por lo tanto poco llamativa. Al fin y al cabo todos hemos crecido viendo melocotones en nuestras casas y, si no nos hubiesen llamado la atención hacia ellos, jamás se nos hubiera ocurrido pensar en todo lo que podían aportarnos.

La dieta del melocotón se considera básicamente depurativa. Es verdad que haciéndola se suelen perder de tres a cuatro kilos en dos semanas, pero no es ese su objetivo primordial. Claro está que, como ocurre con las dietas más clásicas, a estas alturas ya existen muchas versiones de la dieta del melocotón. Nosotros nos hemos decantado por tres que te explicaremos más detalladamente, pero antes vamos a conocer algo más acerca de los melocotones.

La fruta de la inmortalidad

En la antigua China se conocía al melocotón como la fruta de la inmortalidad, la preferida de los dioses. Una de ellos, Xi Wangmu (conocida como la Reina madre del oeste y esposa de Yu Huang, el Emperador de Jade) era la encargada de asegurar la inmortalidad de los dioses alimentándolos con los melocotones. Para ello celebraban un banquete llamado Pantao Hui (el festival de los melocotones) en el que Xi Wangmu les daba a comer a los dioses los melocotones de la inmortalidad. Esta fiesta sólo se podía celebrar una vez cada seis mil años, ya que el melocotonero echaba hojas una vez cada tres mil años y sus frutos tardaban otros tres mil años en madurar. Aunque la fe en la antigua religión ya no perdura, el melocotón ha permanecido como símbolo de la longevidad hasta nuestros días.

Ni que decir tiene que la dieta del melocotón no te va a proporcionar la inmortalidad. Pero incluir melocotones en tu alimentación puede darte muchos otros beneficios. Cien gramos de melocotón suman a tu dieta menos de cuarenta calorías y casi un 90% de agua. El melocotón tiene vitamina A, B1, B2, B3, B6, C, E y K, así como calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc. Y por supuesto mucha fibra.

Dieta del melocotón

Y todo esto ¿de qué te sirve a ti? Pues para muchas cosas. Para empezar los melocotones, además de todo lo citado anteriormente son muy ricos en carotenos que (junto a la vitamina C y el selenio) tienen propiedades antioxidantes y nos ayudan a proteger nuestras arterias y a envejecer más lentamente. También garantizan el buen estado de la vista, al impedir la formación de cataratas y la hipersensibilidad a la luz solar. Los carotenos colaboran también en conservar el buen estado de la piel, los dientes y las encías. Además tienen propiedades antitumorales, protegiendo en especial del cáncer de estómago.

El melocotón es un alimento que se digiere con facilidad, y ayuda al hígado incrementando la producción de bilis y favoreciendo la digestión de las grasas. Se le considera por tanto un fruto muy útil en los procesos de insuficiencia biliar.

Para no alargarnos demasiado, tienes que saber que gracias a su contenido en agua y potasio el melocotón es un alimento muy diurético y adecuado para aliviar la retención de líquidos. Su contenido en fibra favorece el buen funcionamiento del aparato digestivo. Su composición de minerales (necesarios para la formación de los huesos y el desarrollo del sistema nervioso y el cerebro) lo convierte en un alimento idóneo para niños y adolescentes, así como para los deportistas. Y muchas cosas más…

Antes de hacer la dieta del melocotón

¿Quién puede hacer la dieta del melocotón? Como todas las dietas de este tipo es adecuada sólo para adultos sanos, previa consulta con su especialista

Una cuestión fundamental antes de hacer esta dieta es saber cómo tienen que ser los melocotones: frescos o en almíbar. Si buscas opiniones, verás que en muchos sitios dicen que son intercambiables, que da igual comer un melocotón fresco que dos mitades de melocotón en almíbar. Razonan que así podrás seguir la dieta en cualquier época del año, aunque en ese momento no haya melocotones frescos en los mercados. En nuestra opinión, si no encuentras melocotones frescos, lo mejor es que esperes hasta que estén disponibles y elegir otra dieta mientras tanto. Debes tener en cuenta que, a pesar de lo que digan, el melocotón en almíbar tiene menos proteínas, menos agua, menos vitaminas y menos minerales, pero en cambio tiene más azúcar, más hidratos de carbono y más calorías. En resumen, que nosotros nos decantamos sin lugar a dudas por los melocotones frescos.

En la dieta del melocotón tienes una serie de reglas que debes respetar y conocer antes de empezar:

  • Hay que beber de dos a tres litros de agua al día, incluyendo la que utilices para preparar té, café o infusiones. Aparte del agua está permitida la leche desnatada, el zumo de naranja (para las macedonias) y el de melocotón recién hechos. No se permite el alcohol, los refrescos con azúcar ni los zumos envasados.
  • Los alimentos se cocinarán al vapor, hervidos, asados, a la plancha, a la parrilla o en papillote. Los fritos, los precocinados, los platos preparados y cualquier tipo de bollería o dulces están prohibidos.
  • Para endulzar utiliza edulcorantes. El azúcar está prohibido.
  • Sazona tus comidas con especias o hierbas aromáticas, limón, vinagre, muy poca sal y un máximo de dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Haz ejercicio todos los días o camina al menos media hora.
  • No prolongues la dieta por más tiempo del indicado.

Dieta del melocotón exprés

La dieta del melocotón exprés no llega a la categoría de monodieta pero le falta poco. Si la haces durante un día te beneficiarás de sus efectos depurativos. Si la prolongas hasta cinco días, como dicen que puedes hacer, terminarás débil y con un aburrimiento de mucho cuidado. Es cierto que se pueden perder dos o tres kilos en esos días pero, salvo que cuides mucho tu alimentación al terminar, lo más probable es que los recuperes con propina. Tú decides.

  • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Un yogur natural desnatado sin azúcar. Un melocotón.
  • Media mañana – Un melocotón.
  • Comida – Un filete de pechuga de pollo a la plancha. Un yogur natural desnatado sin azúcar. Un melocotón.
  • Merienda – Un melocotón.
  • Cena – Dos huevos duros. Un yogur natural desnatado sin azúcar. Un melocotón.

Dieta del melocotón

Dieta del melocotón para una semana

Esta es, sin duda, la mejor versión de la dieta del melocotón. Podrás obtener todos los beneficios depurativos sin pasar hambre, sin monotonía, comiendo prácticamente de todo y además, si la haces durante dos semanas, perderás de dos a tres kilos por añadidura. Si te parece poco piensa que se diseñó teniendo como objetivo final la depuración y no la pérdida de peso. Esta dieta puede servirte de inspiración para comer mejor cuando la termines.

  • Lunes
    • Desayuno – Un café con leche desnatada y tres gallegas integrales. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Lentejas con verduras. Lenguado a la plancha. Ensalada de escarola. Macedonia de frutas con pera, manzana, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Un tazón de gazpacho preparado con sólo una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Un filete de pechuga a la plancha. Un yogur desnatado sin azúcar.
  • Martes
    • Desayuno – Un tazón de leche desnatada y tres cucharadas de cereales integrales. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Ensalada de lechuga, tomate, espárragos, apio y pepino. Un filete de ternera a la plancha. Una patata asada. Macedonia de frutas con kiwi, fresas, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Revuelto de espárragos trigueros, ajetes y dos huevos. Una rebanada de pan integral. Un vaso de leche desnatada.
  • Miércoles
    • Desayuno – Un café con leche desnatada. Dos tostadas integrales. Dos lonchas de jamón de york. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Ensalada de endibias, remolacha y zanahorias. Sardinas a la parrilla. Dos pimientos asados. Macedonia con uvas, frambuesas, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Crema de calabacín preparada con leche desnatada. Dos lonchas de fiambre de pavo. Un yogur desnatado sin azúcar.
  • Jueves
    • Desayuno – Un café con leche desnatada. Un yogur desnatado sin azúcar. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Un plato de espaguetis integrales aliñados con un tomate y un ajo picados muy finos, orégano y un chorrito de aceite de oliva. Pechuga de pollo a la plancha. Ensalada de lechuga. Macedonia de frutas con uvas, cerezas, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Menestra de verduras. Cien gramos de requesón. Un vaso de leche desnatada.
  • Viernes
    • Desayuno – Un café con leche desnatada. Una rebanada de pan integral. Cincuenta gramos de queso fresco. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Ensalada de lechuga, tomate, espárragos, apio y pepino. Lomo de merluza a la plancha. Una patata al vapor. Macedonia de frutas con arándanos, grosellas, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Una tortilla francesa de dos huevos. Ensalada de tomate. Un yogur desnatado sin azúcar.
  • Sábado
    • Desayuno – Un café con leche desnatada. Dos tostadas integrales. Dos lonchas de fiambre de pavo. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Ensalada de tomate, pepino y apio, aderezada con orégano y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Dos filetes de lomo de cerdo a la plancha. Dos pimientos asados. Macedonia de frutas con kiwi, piña, fresas, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Un filete de salmón a la plancha sazonado con eneldo y un chorrito de limón. Una rebanada de pan integral. Un vaso de leche desnatada.
  • Domingo
    • Desayuno – Un café con leche desnatada. Una rebanada de pan con mermelada sin azúcar. Un melocotón.
    • Media mañana – Un melocotón.
    • Comida – Un plato de arroz con verduras. Mero a la plancha con un chorrito de limón. Ensalada de lechuga, canónigos y tomates cereza. Macedonia de frutas con sandía, melón, melocotón y zumo de naranja.
    • Merienda – Un vaso de zumo de melocotón recién preparado.
    • Cena – Ensalada mixta con tomate, pepino, lechuga, espárragos y dos huevos duros. Un yogur desnatado sin azúcar.

Dieta del melocotón

Dieta del melocotón del nutricionista

En último lugar, y sólo porque nos habéis preguntado por ella, os traemos esta peculiar versión de la dieta. Dicen que está hecha por un nutricionista, pero tenemos muchas dudas sobre ese particular. La dieta consiste en realizar durante los tres primeros días de cada semana una versión retocada de la dieta exprés, para seguir los cuatro restantes con la dieta del melocotón para una semana, pero también retocada. Se repite la misma dieta una semana tras otra sin cambiar ni una coma. En nuestra opinión el resultado deja mucho que desear. Es una dieta monótona, poco sabrosa, muy hipocalórica, y aporta pocos nutrientes. Dicen que si la sigues al pie de la letra durante dos meses puedes llegar a perder de nueve a doce kilos, pero no se la recomendamos ni a nuestro peor enemigo. Échale un vistazo y juzga tú. Si a pesar de todo decides hacerla, asegúrate de contar con un buen seguimiento médico.

  • Lunes, martes y miércoles
    • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Un yogur desnatado sin azúcar. Un melocotón.
    • Media mañana – Un té.
    • Comida – Una pechuga de pollo a la plancha. Un yogur desnatado sin azúcar. Un melocotón.
    • Merienda – Un té.
    • Cena – Una tortilla francesa de dos huevos (o dos huevos duros). Un yogur desnatado sin azúcar. Un melocotón.
  • Jueves
    • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Media tostada de pan integral con aceite de oliva virgen extra.
    • Media mañana – Tres rodajas de piña fresca.
    • Comida – Pescado a la plancha con verduras cocidas o al vapor.
    • Merienda – Dos rodajas de piña fresca y una barrita de cereales.
    • Cena – Sándwich de jamón york y queso. Ensalada de lechuga.
  • Viernes
    • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Media tostada de pan integral con aceite de oliva virgen extra.
    • Media mañana – Tres rodajas de piña fresca.
    • Comida – Un plato pequeño de pasta. Ensalada de lechuga.
    • Merienda – Dos rodajas de piña fresca y una barrita de cereales.
    • Cena – Fruta. Un yogur desnatado sin azúcar.
  • Sábado
    • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Media tostada de pan integral con aceite de oliva virgen extra.
    • Media mañana – Tres rodajas de piña fresca.
    • Comida – Un plato con dos cazos de lentejas. Ensalada de lechuga.
    • Merienda – Dos rodajas de piña fresca y una barrita de cereales.
    • Cena – Puedes cenar lo que quieras, pero con moderación.
  • Domingo
    • Desayuno – Un café solo o cortado con un chorrito de leche. Media tostada de pan integral con aceite de oliva virgen extra.
    • Media mañana – Tres rodajas de piña fresca.
    • Comida – Un plato de arroz. Ensalada de lechuga.
    • Merienda – Dos rodajas de piña fresca y una barrita de cereales.
    • Cena – Fruta. Un yogur desnatado sin azúcar.

Dieta del melocotón

error: ¡El contenido está protegido!

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar