Menu

Dieta del Metabolismo Acelerado

Con muy poco tiempo de andadura (la primera edición del libro original es del 9 de abril de 2012), la dieta del metabolismo acelerado se ha convertido en una de las más célebres de los últimos tiempos. ¿Cuál ha sido la causa de esta rápida popularidad? La respuesta más obvia sería que la fama de la dieta se debe a su efectividad. Pero no es tan sencillo.

En su imparable ascenso han intervenido dos factores diferentes y en cierta forma carentes de lógica. Con el primero ya nos hemos tropezado más veces: el uso de la dieta se asocia con personajes famosos. En este caso en concreto los nombres de Robert Downey Jr., Reese Witherspoon, LL Cool J, Raquel Welch, Cher y Jennifer López sirven de reclamo a la dieta.

El segundo factor que ha contribuido al éxito ha sido el concepto que da nombre a la dieta. Llevamos toda la vida escuchando hablar de la influencia que el metabolismo de cada persona tiene sobre su peso. Como si fuera el santo grial, todo aquel que necesita adelgazar busca la forma de cambiar su metabolismo, la forma de poder comer lo que apetezca y que su organismo se encargue de quemarlo todo, manteniéndole en forma. Y eso es lo que promete conseguir Haylie Pomroy con su dieta.

Haylie Pomroy

Pero, ¿quién es Haylie Pomroy? La respuesta a esta pregunta es más difícil de lo que parece. Todos los intentos de obtener información objetiva sobre ella son infructuosos. Así que no queda más remedio que remitirse a lo que cuenta sobre sí misma en su web, en Facebook, en entrevistas y en sus libros.

Dice ser consultora registrada para el bienestar, consejera nutricional y asesora holística. Comenzó su ejercicio profesional en el año 1994 en Fort Collins, Colorado, donde cuatro años más tarde abrió su primera clínica privada. Los centros de Beverly Hills, Burbank e Irvine, vinieron después a unirse al primero, sumando un total de cuatro clínicas regentadas por Haylie Pomroy en la actualidad.

Según ella es una alabada experta en nutrición, reconocida en la comunidad médica por su habilidad para generar una pérdida de peso rápida, sana y duradera. Dice haber asesorado a las universidades más ilustres, a hospitales, clínicas médicas, equipos deportivos nacionales, al gremio de actores de cine, al sindicato de guionistas, y a muchos de los más importantes estudios de cine.

A pesar de ello, en su libro La dieta del metabolismo acelerado Haylie Pomroy dice que «no estudié una carrera relacionada con alimentos, como podría esperarse». Cuenta que está licenciada en Ciencia agrícola y zootecnia, que trabajó como ayudante técnico veterinario y que hizo prácticas de nutrición en la Universidad Estatal de Colorado con el fin de prepararse para la especialidad de veterinaria.

Dieta del Metabolismo Acelerado

La dieta del metabolismo acelerado

El libro de la dieta del metabolismo acelerado comienza con una frase que es, cuando menos, impactante: «Soy la gurú del metabolismo»… Después Haylie Pomroy se dedica a contarnos las excelencias de su dieta, y para ello nos habla de sus clientes famosos (atletas, jugadores profesionales de futbol americano, jugadores de la NBA, actores de cine y televisión, estrellas del rock, e incluso el sultán de Dubai), de las listas de espera de sus clínicas, y de que los médicos le piden consejo y la escuchan con atención. Todo lo cual demuestra, según ella, que su dieta además de innovadora es efectiva.

Cuando explica cómo surgió la dieta, Pomroy nos dice que «todo empezó con un par de borregos», aunque luego ya no vuelve a mencionarlos y no se sabe en qué forma influyeron. Al parecer en un momento dado se preguntó si no sería posible aplicar los conocimientos que tenía sobre nutrición animal a las personas para poder acelerar su metabolismo o, como lo describe más gráficamente, para que dejen de ser «caballos regordetes pastando» y se conviertan en «caballos delgados y devoradores listos para competir».

A partir de ese momento cambió el enfoque de su propia vida, interrumpió los estudios de veterinaria y decidió hacerse consultor de bienestar físico, mientras preparaba las bases de su método.

Esta dieta, que se nos vende como «la última dieta que harás en tu vida», basa su éxito en la comida. Nos cuentan que a fuerza de vivir siempre a régimen nuestro metabolismo se ha vuelto lento y perezoso, y nos ha acarreado muchos problemas de salud. Haylie Pomroy dice que ha descubierto el secreto de activar nuestro metabolismo, de conseguir que “queme” todo lo que comamos y, al mismo tiempo, de mejorar nuestra salud (nos promete también que vamos a corregir los niveles de colesterol y de azúcar en la sangre, que va a estabilizar la tensión, que vamos a tener un corazón sano, huesos y músculos fuertes, piel, uñas y cabello radiantes y, por supuesto, vamos a perder peso).

¿Y cómo podemos conseguir todas esas maravillas? Pues simplemente siguiendo al pie de la letra su dieta durante veintiocho días en los que dice que perderemos 9 o 10 kilos (cantidades que figuran en la portada del libro, dependiendo de la edición). Eso sí, hay que seguir las indicaciones a rajatabla o no servirá de nada. Para evitar que nos rindamos antes de tiempo Pomroy, ejerciendo de psicólogo, dedica un capítulo de su libro a cada una de estas cuatro semanas, donde nos cuenta los motivos que nos pueden llevar al fracaso y en qué forma podemos hacerles frente.

Las tres fases de la dieta

Bueno, pero ¿qué es exactamente lo que hay que hacer durante esos veintiocho días? Algo relativamente sencillo: repetir un ciclo semanal que a su vez consta de tres fases. Veamos:

  • Fase 1. Sosegar el estrés – Destinada a calmar el estrés que suele producir el ponernos a dieta, esta primera fase de dos días de duración está basada en el consumo mayoritario de carbohidratos, pocas grasas y proteínas con moderación. Uno de los dos días hay que realizar una media hora de ejercicio cardiovascular (correr, nadar, bailar, aerobic, montar en bicicleta o utilizar la escaladora elíptica). Los alimentos indicados para la fase 1 son los siguientes: arroz integral, quinua, arroz salvaje, tortillas de arroz integral, avena, tortillas de granos germinados, leche de arroz, duraznos, manzanas, fresas, melón, higos, peras, mangos, piñas, carne de res magra, lentejas, limones, guayabas, naranjas, kiwis y pavo.
  • Fase 2. Desbloquear las reservas de grasa – Esta fase dura también dos días, y en ellos se pretende que el cuerpo genere músculo y busque las reservas de grasa. La mayor parte de la ingesta es de proteínas y verduras, con pocos carbohidratos y grasas. Uno de los dos días hay que realizar un entrenamiento de fuerza levantando pesas. Los alimentos ideales para la fase 2 son: ajo, col, brócoli, limones, cebollas, verduras de hoja verde, atún, pescado blanco, búfalo, bisonte del Nilo, lenguado, mero, róbalo, carne de res magra, pollo y pavo (sin piel), cerdo magro y tocino de pavo.
  • Fase 3. Desatar la combustión – La última fase dura tres días, y su objetivo es darle un último empujón al metabolismo para activarlo definitivamente y ponerlo a quemar grasas. Para ello el consumo de grasas saludables será alto estos días, se mantendrán los carbohidratos y las proteínas en un nivel moderado y se consumirá fruta con bajo índice glucémico. En cuanto al ejercicio correspondiente se recomienda hacer yoga uno de los días, o ejercicios respiratorios o disfrutar de un masaje. Los alimentos indicados en estos últimos días son: aceite de oliva, coco, aceitunas, nueces y semillas, aguacates, humus, salmón, mantequilla de ajonjolí o almendra, semillas de cáñamo, arándanos, toronjas, frambuesas, zarzamoras, limones, algas marinas, verduras de hoja verde, alcachofas, espárragos, berenjenas, espinacas, camotes, frijoles, coliflor, arroz salvaje, pan de granos germinados, avena, pasta de quinua, cebada, quinua, aceite de coco, camarón, langosta, coles de Bruselas, hígado de pollo o de res, frijoles negros, garbanzos, alubias y lentejas.

Llegados a este punto, volveríamos a empezar con la fase 1 y así sucesivamente durante las tres semanas restantes.

Dieta del Metabolismo Acelerado

Reglas y prohibiciones

Parece que toda dieta que se precie tiene que tener necesariamente una serie de prohibiciones. Ésta, además, tiene reglas de obligado cumplimiento. Vamos a enumerarlas.

Reglas:

  • 1 – Hay que comer cinco veces al día: tres comidas y dos refrigerios. No está permitido saltarse ninguno de ellos.
  • 2 – Hay que comer cada tres o cuatro horas, excepto cuando se duerme.
  • 3 – Hay que desayunar durante la primera media hora después de despertar. Todos los días.
  • 4 – Hay que seguir el plan las cuatro semanas completas.
  • 5 – Hay que limitarse a los alimentos permitidos en cada fase. ¡Sólo esos!
  • 6 – Hay que respetar el orden de las fases.
  • 7 – Cada día hay que beber la tercera parte de lo que se pese en decilitros de agua.
  • 8 – Hay que elegir orgánico u ecológico siempre que sea posible.
  • 9 – La carne debe estar libre de nitratos.
  • 10 – Hay que hacer ejercicio tres veces a la semana, de acuerdo con la fase en la que se esté.

Prohibiciones:

  • 1 – Nada de trigo.
  • 2 – Nada de maíz.
  • 3 – Nada de lácteos.
  • 4 – Nada de soja.
  • 5 – Nada de azúcar refinado.
  • 6 – Nada de cafeína.
  • 7 – Nada de alcohol.
  • 8 – Nada de fruta desecada o zumos de fruta.
  • 9 – Nada de edulcorantes o endulzantes artificiales.
  • 10 – Nada de alimentos “de dieta”, libres de grasa, light, o similares.

Incoherencias

No podemos cerrar el tema sin resaltar algunas de las incoherencias que existen entre lo que el libro te vende en sus titulares y la cruda realidad. Te dicen:

«No vas a eliminar grupos enteros de alimentos» – Pero a continuación te prohíben todos los lácteos, los cereales más populares, la soja y sus derivados, la cafeína, el azúcar y casi todos los edulcorantes.

«Con este plan alimenticio vas a comer bastante», «nunca más ayunarás ni pasarás hambre» – Pero con la excepción de las verduras que se pueden comer sin límite (como en la mayoría de las dietas de adelgazamiento), descubrirás que las raciones marcadas para el resto de los alimentos son muy pequeñas. De hecho, mucha gente ha abandonado la dieta por ese motivo.

«Lo que no vas a hacer es contar calorías ni gramos de grasa» – Esto es cierto, pero es que no hace falta. Simplemente con que respetemos las raciones que pauta la dieta del metabolismo acelerado, estaremos haciendo una dieta hipocalórica extrema en las dos primeras fases (del orden de 700 a 800 calorías diarias) y moderada en la última fase (donde se rondan las 1200 calorías por día). Es posible que este detalle sin importancia influya en la pérdida de peso.

«Nada de alimentos de dieta, libres de grasa, light, o similares» – Suponemos que esta frase debe aplicarse tan sólo al resto del mundo (y con reservas), pero que no afecta a los productos fabricados por East West Essentials, compañía fundada por la doctora Jeanne Wilson, y sus hijas Holli McHugh, Heather Wilson y Haylie Pomroy. Además en su web tiene a la venta una inmensa cantidad de productos de dieta (fabricados por East West Essentials) y que llevan su nombre: alimentos especiales, dietas de sustitución a base de batidos, suplementos, complementos…

Dieta del Metabolismo Acelerado

error: ¡El contenido está protegido!

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar