Dieta del pan y mantequilla

La dieta del pan y mantequilla tiene un nombre tan tentador que, si no la conoces aún, seguro que estás deseando saber más de ella. A la hora de decidirnos por una u otra dieta no siempre nos guiamos por motivos lógicos. Algunas veces la elegimos porque le ha dado buen resultado a alguien que conocemos o porque nos han hablado bien de ella. Pero otras veces lo que nos hace decantarnos es algo tan peregrino como la cantidad de famosos que dicen que la han seguido, o aquello que nos sugiere el nombre de la dieta.

La dieta de la que hablamos hoy pertenece a esta última categoría. Pero no nos dejemos engañar: aunque se la conozca como la dieta del pan y mantequilla no quiere decir, ni mucho menos, que se van a comer estos dos alimentos en grandes cantidades o a todas horas. Utilizando una comparación muy de nuestra tierra, el pan y la mantequilla serían como la zanahoria del burro, un engañabobos, una distracción que nos ayuda a sobrellevar la dureza del resto de la dieta.

Origen de la dieta

A pesar de todos nuestros esfuerzos ha sido imposible aclarar donde y cuando surgió esta dieta cuyas raíces, más que en la tierra, parecen hundirse en una niebla muy espesa. A diferencia de otras muchas, ni tan siquiera cuenta con una leyenda oficial que invente sus primeros pasos.

Lo único que está claro es que nació en Estados Unidos. No hay más que ver las versiones en español que circulan por Internet, malas traducciones todas ellas de la dieta original en inglés, tanto de los alimentos (algunos de los cuales no se suelen encontrar en nuestro país) como de las medidas de las cantidades (que nos encontramos expresadas en “tazas”).

Dieta del pan y mantequilla

En qué consiste

La dieta del pan y mantequilla es una dieta de choque, es decir una dieta pensada para perder la mayor cantidad de peso en el menor tiempo posible, una dieta rápida diseñada para ser utilizada durante muy pocos días.

Aunque en las transcripciones nos hablan de una dieta de cinco días de duración y de continuarla por el simple sistema de repetir de nuevo desde el primer día, lo cierto es que la dieta está pensada para usarse sólo durante cuatro días.

Haremos tres comidas al día (desayuno, comida y cena) y en cada una de ellas podremos tomar una rebanada de pan con una cucharadita de mantequilla, o sea cinco gramos nada más. Eso sí, para que sea más variada y para que se pueda disfrutar de los diferentes aportes nutricionales, nos sugieren cambiar el tipo de pan en cada comida, o cambiarlo por frutas o verduras al vapor.

Versión original de la dieta del pan y mantequilla

  • Primer día
    • Desayuno – Una rebanada de pan integral con 5 g de mantequilla o margarina. 125 ml de zumo de naranja.
    • Comida – 100 g de atún al natural (escurrido). Una ensalada verde. Una rebanada de pan de proteínas con 5 g de mantequilla o margarina. Una manzana pequeña.
    • Cena – 125 g de bacalao a la parrilla. 250 g de brócoli y 125 g de guisantes, ambas cosas cocinadas al vapor. Una rebanada de pan de centeno con 5 g de mantequilla o margarina. Una naranja.
  • Segundo día
    • Desayuno – Una rebanada de pan de pasas con 5 g de mantequilla o margarina. Un huevo pasado por agua.
    • Comida – 100 g de salmón rosado a la plancha. Una ensalada con 100 g de lechuga y un tomate. Una rebanada de pan blanco con 5 g de mantequilla o margarina.
    • Cena – Una hamburguesa de 125 g a la parrilla. Un panecillo de hamburguesa con 5 g de mantequilla o margarina. Un pepinillo. Una ensalada verde.
  • Tercer día
    • Desayuno – Una rebanada de pan de maíz con 5 gramos de mantequilla o margarina. 250 ml de zumo de pomelo.
    • Comida – Dos huevos duros. Una ensalada con un pimiento verde y 125 g de judías verdes. Una rebanada de pan francés con 5 g de mantequilla o margarina.
    • Cena – 125 g de pechuga de pollo a la parrilla. 125 g de verduras variadas. Una rebanada de pan de salvado con 5 g de mantequilla o margarina.
  • Cuarto día
    • Desayuno – Una rebanada de pan de trigo triturado con 5 g de mantequilla o margarina. Un huevo pasado por agua.
    • Comida – 30 gramos de queso Muenster (o de queso en lonchas del que se utiliza para preparar sándwich). 250 g de calabacín al vapor con 125 g de puré de tomate. Una rebanada de pan italiano con 5 g de mantequilla o margarina.
    • Cena – 125 gramos de muslo de pavo a la plancha. Una ensalada verde y 125 g de maíz. Una rebanada de pan integral de centeno con 5 g de mantequilla o margarina.

Dieta del pan y mantequilla

Quinto día, extras añadidos y notas

Hasta aquí la dieta original del pan y mantequilla. Pero como ya te dije, en español la más conocida es la versión extendida (como en las películas) que cuenta con un quinto día y varios extras para beber y para picar a media mañana y en la merienda.

  • Quinto día
    • Desayuno – Una rebanada de pan integral con 5 g de mantequilla o margarina. 250 ml de zumo de manzana.
    • Comida – 100 g de carne de ternera magra a la parrilla. Una ensalada de lechuga y apio. Una rebanada de pan francés con 5 g de mantequilla o margarina.
    • Cena – 100 g de pechuga de pollo. Una ensalada con zanahorias, remolacha rallada y espárragos. Una rebanada de pan integral con 5 g de mantequilla o margarina.

Extras añadidos

  • Un refresco dietético (sin azúcar) en la comida y otro en la cena.
  • Un café o un té (sin leche ni azúcar) en el desayuno.
  • Una fruta cítrica pequeña (naranja, mandarina, pomelo), una manzana pequeña o 175 g de bayas (fresas, moras, grosellas, arándanos, frambuesas) como postre en la comida y en la cena.
  • A media mañana o para merendar se puede elegir entre una fruta cítrica pequeña (naranja, mandarina, pomelo), una manzana pequeña, un yogur desnatado, un vaso de leche desnatada, o tres galletas de soda tipo crackers.
  • Se puede utilizar aderezo bajo en calorías para aliñar las ensaladas y las verduras.
  • Para picar entre horas zanahorias o apio.

Aclaraciones

  • La ensalada verde puede llevar lechuga, escarola, repollo, endivias, espinacas, col, acelgas, rúcula, berros, canónigos, perejil, etc. y se le pueden añadir pepinos y rábanos.
  • Si no dispones del aderezo bajo en calorías, puedes aliñar las ensaladas y las verduras con vinagre y una pizca de aceite de oliva, pero ese día deberás eliminar la mantequilla.
  • Tanto para freír alimentos como para prepararlos a la plancha, utilizar siempre sartenes antiadherentes sin nada de grasa.
  • En principio se supone que la mantequilla es para untarla en el pan, pero en lugar de ello puedes ponérsela a las verduras si te apetece.

Dieta del pan y mantequilla

Balance

La dieta del pan y mantequilla es una dieta hipocalórica (con tan sólo un promedio de 850 calorías diarias) y por eso hace que pierdas peso con facilidad, al tiempo que disfrutas de esos dos alimentos prohibidos en casi todas las dietas de adelgazamiento. En el lado positivo podemos destacar su alto aporte de fibra y de magnesio, así como de vitamina A, E, D y K.

La parte negativa empieza, como en todas las dietas de choque, con la rápida recuperación de los kilos perdidos. Si realizas la dieta original, sin extras, te advierten que vas a pasar hambre (incluso hablan de “dolores de hambre”). Y si la prolongas durante más tiempo tendrás déficit de varios nutrientes. Como último detalle en contra, hay que señalar que la grasa de la mantequilla no se considera muy saludable.

Scroll Up
error: ¡El contenido está protegido!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar