Saltar al contenido
Dieta y Vitalidad

La dieta perfecta

En busca de la dieta perfecta

Si hay algo que caracterice al ser humano es su empeño en alcanzar lo imposible. Gracias a ese afán hemos alcanzado metas que nuestros antepasados dudarían en creer, hemos descubierto rincones remotos de nuestro planeta, hemos encontrado la cura de incontables enfermedades, hemos realizado magníficos avances tecnológicos e incluso hemos empezado a conquistar el espacio. En las últimas décadas la curiosidad por los temas de salud se ha extendido de forma notoria y el de la alimentación es uno de los que más interés despierta. Así que, como si del Santo Grial se tratase, nos hemos lanzado de forma multitudinaria a la búsqueda de la dieta perfecta, pero…

¿Cuál es la dieta perfecta?

Es la dieta que reúne las siguientes condiciones básicas:

  • Es variada, equilibrada y agradable de comer.
  • Nos aporta todos los nutrientes que necesitamos para mantenernos bien alimentados, sanos y vitales.
  • Nos mantiene en nuestro peso correcto.
  • No genera hambre ni déficits nutricionales.

En términos generales parece sencillo, pero no lo es por muchas razones.

En busca de la dieta perfecta

¿Existe la dieta perfecta?

Pues sí y no, aunque parezca una contradicción. Por poner un ejemplo distinto imagínate que ves un anuncio donde hablan de “la camiseta perfecta”, una prenda que se fabrica solo en color gris y en la talla 44. ¿Te la comprarías? Lo más probable es que no, porque no sería de tu talla ni de tu color favorito, y probablemente ni siquiera te sentase bien ese diseño sin mangas. Pero en algún lugar habría una persona que sí la considerase ideal y a la que le sentaría como un guante.

Pues con las dietas pasa algo parecido. No debemos olvidar que los seres humanos somos máquinas imperfectas y diferentes. La misma aspirina que a mí me quita el dolor de cabeza a otra persona le puede provocar problemas gastrointestinales. La dieta que le pautan a un convaleciente que ha perdido mucho peso no es adecuada para aquel que quiere adelgazar. Cada uno debe descubrir cuál es la más adecuada para él.

Si nos centramos en las dietas de adelgazamiento, debemos distinguir entre distintas metas: no es lo mismo querer perder 4 o 5 kilos, que 20. En el primer caso prácticamente cualquier dieta ayudará a cumplir el objetivo, y a pesar de ello no todas te funcionarán igual que les han funcionado a otras personas. Para algunos la dieta Dukan puede ser estupenda, habrán perdido mucho peso con ella y habrán conseguido mantenerlo. Para otros en cambio habrá sido un fiasco total y la que les habrá funcionado será la dieta Garaulet. Por eso, aunque sus creadores se empeñen en lo contrario con tal de vendérnoslas, la verdad es que no existe una dieta mágica que sea perfecta para todo el mundo.

Factores a tener en cuenta

Quizás tú crees que ya has encontrado tu alimentación ideal. Pero un buen día, a pesar de que sigues comiendo lo mismo, de repente te encuentras con una carencia de calcio o de hierro, o engordas varios kilos sin motivo aparente. ¿Qué ha ocurrido? Muy sencillo, que las personas estamos en constante evolución y son muchos los elementos que influyen en nuestras necesidades.

Un niño o una mujer embarazada precisan un aporte de calcio mayor que en otras épocas de sus vidas. Un hombre que trabaja sentado frente a un ordenador no puede seguir comiendo lo mismo que cuando trabajaba descargando camiones. Si un hombre y una mujer comen lo mismo, lo más probable es que la mujer engorde antes porque (lamentablemente) su cuerpo tiene menos masa muscular y está preparado para acumular más grasa.

Por eso a la hora de encontrar nuestra dieta perfecta debemos tener en cuenta varias cosas:

  • La edad
  • El sexo
  • La constitución física
  • El estado de salud (enfermedades que puedan verse influidas por la alimentación)
  • El tipo de vida (activa o sedentaria)
  • El trabajo que realizamos
  • La actividad física (o su ausencia)
  • El peso del que partimos y el que queremos alcanzar

En busca de la dieta perfecta

Elementos comunes

Es evidente que partiendo de un conjunto de diferentes factores de base, las necesidades nutricionales a cubrir van a variar bastante de unas personas a otras. Sin embargo hay una serie de consejos básicos que se pueden aplicar a casi todo el mundo:

  • Debes tomar fruta dos o tres veces al día y lo mismo sirve para las verduras y las ensaladas, en cantidad abundante. Si tienes la opción, elige siempre productos de temporada y además los que se han cultivado cerca de tu domicilio, porque te garantizan una mayor frescura.
  • A la hora de elegir la fuente de proteínas, debes aumentar el consumo de pescado (tanto azul como blanco). Lo ideal es consumir pescado cinco o seis veces a la semana y carne tan sólo dos o tres veces. En cualquier caso no vayas siempre al mercado con ideas preconcebidas, buscando un producto determinado para preparar una receta concreta. Es mucho mejor elegir el pescado, el marisco o la carne más frescos que encuentres y luego ya pensarás en la forma de prepararlo. Recuerda que siempre es preferible la calidad a la cantidad.
  • Toma cada día dos o tres raciones de productos lácteos, y procura que al menos una sea un yogur.
  • Como fuente básica de grasas, a la hora de cocinar o aliñar las ensaladas, elige en primer lugar el aceite de oliva virgen, el de mejor calidad y el que menos se degrada al cocinar. Si no lo tienes a mano, sustitúyelo por otro aceite vegetal (girasol, maíz, soja…).
  • Intenta incluir en tu rutina diaria cereales integrales y también los productos preparados con ellos, como el pan y la pasta. Aportan fibra a tu dieta y más cantidad de nutrientes.
  • Consume legumbres al menos tres veces por semana. Lo mismo vale para los frutos secos.
  • Bebe de dos a tres litros diarios de agua. Te mantendrán bien hidratado y te ayudarán a eliminar las toxinas de tu cuerpo.
  • No olvides hacer algo de ejercicio cada día, al menos diez minutos de ejercicio intenso o caminar treinta minutos. Te ayudará a mantenerte en forma y a quemar calorías para controlar tu peso.
  • Evita dentro de lo posible el consumo de productos refinados y procesados industrialmente. Muchos de ellos contienen azúcar y sal en exceso, así como grasas no saludables.
  • Si no tienes muy clara las proporciones correctas de alimentos que tienes que tomar, siempre puede utilizar el truco del plato: si colocas tu comida en un plato llano las verduras o la ensalada deben ocupar la mitad del plato; la carne, el pescado o los huevos una cuarta parte; y la cuarta parte restante es para las legumbres, la pasta, las patatas o el pan.
  • Come sin prisas. Saborea y mastica muy bien cada alimento: lo disfrutarás más, lo digerirás mejor y te sentirás saciado antes.

Ayudas para la eterna búsqueda

Son muchas las ayudas que podemos encontrar en el camino hacia nuestra dieta personalizada y debemos aprender a servirnos de todas ellas. Como punto de partida es bueno recurrir a un médico que nos indique cual es nuestro estado de salud, y si tenemos algún tipo de limitaciones o restricciones por este motivo.

El siguiente paso es hacer un cálculo de nuestras necesidades concretas, teniendo en cuenta todos los factores que mencionamos anteriormente. Para ello podemos recurrir a un especialista en nutrición. Aunque también es una buena idea ampliar nuestra información sobre los alimentos y los nutrientes que aportan cada uno de ellos, lo que nos ayudará a elegir nosotros mismos los más adecuados a nuestras carencias.

Si queremos perder peso, antes de decidirnos por una de esas dietas de moda que alguien te recomienda, lo mejor es informarnos de sus principales características, de si restringe algún tipo de alimentos, durante cuánto tiempo se puede realizar, los posibles problemas que pueda causarnos, y compararla con otras similares.

Tanto en una dieta de adelgazamiento como en una dieta normal, uno de los mayores problemas es el aburrimiento. No te dejes vencer por la rutina: experimenta nuevas técnicas de cocción, prueba diferentes formas de condimentar y presentar tus platos, atrévete con recetas de otras regiones o de otros países… Cocina con imaginación, sólo tú pones los límites.

Desde aquí queremos ayudarte en lo que está a nuestro alcance: darte la mejor información sobre dietas, nutrición, recetas, novedades y todo aquello que pueda serte útil. Queremos buscar contigo la dieta perfecta.

En busca de la dieta perfecta

error: Alert: Content is protected !!