Menu

Dieta Perricone

Siempre que hablamos de dietas tendemos a pensar que todas están destinadas a perder peso, o a aliviar problemas concretos de salud. Sin embargo la dieta Perricone no parece encuadrarse muy bien en ninguna de estas dos alternativas. ¿O sí…?

Después de tantos siglos buscando infructuosamente la fuente de la eterna juventud, el dermatólogo Nicholas V. Perricone presentó al mundo su plan para combatir el envejecimiento. En la fórmula se combinan tres elementos, uno de los cuales es la dieta. Pero en algún momento, no se sabe muy bien cómo ni cuándo, empezaron a contarnos que además de los beneficios que en principio nos anunciaban la dieta (en su versión de los veintiocho días) nos haría perder unos ocho kilos… No se puede pedir más. Pero lo mejor será que empecemos por el principio.

Quien es el doctor Perricone

Nicholas V. Perricone nació en Branford, Connecticut (Estados Unidos) el día 23 de junio de 1948. Cursó sus estudios de medicina y dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Michigan (lugar en el que sigue prestando sus servicios en calidad de profesor adjunto). Alumno aventajado, terminó sus estudios en sólo tres años y se graduó cum laude. Realizó su internado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en la rama de pediatría, e hizo su residencia en el Centro Médico Ford, donde ya se centró en la que iba a ser su especialidad: la dermatología.

Durante muchos años Perricone se dedicó por completo a la investigación, centrándose en todos aquellos factores que afectaban al envejecimiento de la piel y en las fórmulas para combatirlos. Fruto de los resultados obtenidos en todos estos años de duro trabajo son su docena de libros publicados (parte de los cuales aún no han sido traducidos al español), sus más de ciento veinte patentes de cosméticos y complementos nutricionales, y por encima de todo su “teoría del envejecimiento causado por la inflamación”.

En su tesis el dermatólogo nos cuenta que la mayor parte de los signos de la vejez no se deben tan sólo al paso de los años, sino que más bien son el resultado de una enfermedad inflamatoria crónica, la misma enfermedad que se halla en la raíz de muchas otras afecciones degenerativas (como el cáncer, el Alzheimer, la artritis o la apoplejía). También nos dice que nosotros mismos agravamos esa enfermedad sin darnos cuenta por diferentes medios: tomando el sol con exceso, con la contaminación ambiental y llevando dietas inadecuadas. Dice Perricone que «si somos capaces de evitar y detener la inflamación podremos evitar y detener los síntomas del envejecimiento». Por eso la solución está en seguir una dieta rica en antioxidantes, para frenar la inflamación y solucionar los daños causados por esta.

En la eterna lucha contra el paso del tiempo, las armas que durante muchos años los profesionales de la medicina habían ofrecido a sus pacientes eran sobre todo las operaciones de cirugía plástica o las inyecciones de botox. Por eso la teoría de Perricone y su propuesta, fueron una auténtica revolución ya que se oponían a la corriente mayoritaria entre sus colegas, y abogaban por recuperar «la belleza desde el interior hacia fuera» por métodos mucho menos agresivos que la cirugía y sin los penosos efectos secundarios del botox. Ni que decir tiene que esta hipótesis levantó ampollas entre sus colegas (entre otros motivos porque veían peligrar parte de sus ingresos). Pero el tiempo puso las cosas en su sitio y parece evidente que la teoría del doctor Perricone tiene mucho de real. Quizás por eso fue galardonado en el año 2000 con el premio Norman E. Clark, concedido por el American College for Advancement in Medicine (ACAM), “por su dedicación y contribución a los avances en la medicina complementaria”, y en el año 2002 con el premio Eli Whitney, otorgado por la Connecticut Intellectual Property Law Association “por su excepcional contribución a la ciencia, innovación y tecnología”.

Dieta Perricone: la fuente de la eterna juventud

Bases de la dieta Perricone

Todo esto está muy bien pero, si no la conoces, tú seguramente te seguirás preguntando en qué se distingue ésta de cualquier otra dieta. Podríamos decir que ha sido la pionera de las que ahora se conocen como dietas antiedad, antienvejecimiento o antioxidantes. Dice el doctor Perricone: «Nuestro objetivo es el de reconstruir y rejuvenecer los cuerpos y la piel desde el interior. Utilizando con un objetivo concreto antioxidantes, aminoácidos, vitaminas y minerales conseguiremos un cúmulo de resultados, desde agudizar nuestra energía cerebral hasta renovar las células, pasando por la eliminación de las grasas, la mejora del tono muscular, la recuperación de la memoria y la intensificación de la libido. La salud y la piel bonita van juntas, y los complementos adecuados nos ayudarán a mantenerlas».

Suena de fábula, ¿verdad? Para conseguir estos objetivos nos propone unos cambios en nuestra forma de vivir, en nuestra alimentación, en nuestros hábitos… Pequeños cambios que él nos promete que nos van a reportar enormes ventajas, que podremos notar casi desde el primer día.

En realidad son dos las dietas del afamado dermatólogo: la de los tres días, a la que Perricone denomina el «lifting facial mediante la alimentación», y la de veintiocho días, que él nos propone que convirtamos en un camino a seguir para el resto de nuestra vida. Más adelante veremos las dos en detalle, pero antes hablemos de los alimentos. Porque, como en la mayoría de las dietas, nos encontraremos con una serie de alimentos prohibidos y otros recomendados, aunque en este caso todos ellos con una base científica y unos argumentos bastante más sólidos de lo habitual.

Dieta Perricone: la fuente de la eterna juventud

Alimentos prohibidos

Los alimentos prohibidos en la dieta Perricone son los que él mismo denomina PRO-AGING (los que provocan el envejecimiento), es decir aquellos que producen en nuestro organismo un efecto contrario al que buscamos. Más claro: son todos aquellos que de alguna forma producen o aceleran el deterioro y los achaques que se asocian a la senectud. Dice el dermatólogo que algunos provocan inflamación y otros glicación (denominada anteriormente glucosilación o reacción de Maillard, una reacción química en que la glucosa daña de forma permanente el colágeno y la elastina de nuestra piel, que se vuelve más fina, más débil y menos elástica). Insiste en que si no eliminamos por completo estos productos de nuestra dieta, al menos deberíamos reducir su consumo al mínimo. Es lógico que si buscamos conseguir un resultado, rompamos con todo aquello que produce el contrario. Hagamos un repaso de los productos más perjudiciales.

  • Azúcar – Principal causante de la glicación y por tanto del envejecimiento de la piel. Otros alimentos a evitar, porque producen el mismo efecto, son el pan blanco, el arroz (excepto el integral), las pasas y otras frutas desecadas (como ciruelas, dátiles, orejones, etc.).
  • Refrescos y zumos de frutas envasados – Los normales perjudican por su alto contenido en azúcar. Pero tampoco los light se salvan: dice Perricone que los productos químicos añadidos y los edulcorantes artificiales producen inflamación y favorecen la absorción de las grasas.
  • Café – La cafeína aumenta los niveles de cortisol y favorece la inflamación.
  • Tabaco – Aparte de todos los daños que ya sabemos que produce, hay que resaltar dos más. Disminuye la oxigenación de los tejidos, especialmente de la piel provocando así que envejezca mucho más rápido. Además, cada calada que le damos a un cigarrillo origina más de un billón de radicales libres. Sí, esos mismos radicales libres que envejecen de los que tanto se habla y cuyo efecto intentamos contrarrestar a base de carísimos cosméticos.
  • Alcohol – Los aldehídos, una molécula del alcohol, dañan la membrana plasmática y provocan una reacción inflamatoria. El doctor Perricone sólo permite en su dieta tomar una copa de vino tinto de vez en cuando, ya que contiene un alto porcentaje de polifenoles, con un fuerte efecto antioxidante.

Dieta Perricone: la fuente de la eterna juventud

Alimentos recomendados

En el extremo opuesto tendríamos los alimentos recomendados en la dieta Perricone, los alimentos ANTI-AGING con efecto antiinflamatorio y antioxidante, que evitan la retención de líquidos y favorecen que la piel recupere su elasticidad y tensión. Es de estos de los que nos tenemos que nutrir básicamente. Perricone los divide en cuatro grupos principales y en cada uno de ellos, a su vez, resalta los más recomendables, los alimentos estrella o superalimentos como se les llama comúnmente.

Proteínas de alta calidad – Una de las frases que más repite Nicholas V. Perricone es que «Cada día que pasamos sin ingerir proteínas, es un día que envejemos». Esta afirmación la basa en el hecho de que tanto la piel, como los músculos, los cartílagos, los huesos, los órganos internos e incluso los anticuerpos que nos defienden de las infecciones, están hechos de proteínas. Por eso necesitamos ingerir todos los días una cantidad mínima de proteínas, aunque lo cierto es que los expertos aún no se han puesto de acuerdo sobre cuál debe ser esa cantidad. Dentro del grupo de las proteínas de alta calidad el doctor Perricone recomienda los huevos, la carne de pollo y pavo, el pescado fresco (especialmente el salmón), el yogur natural y el kéfir, almendras y nueces. Eso sí, insiste en que se elijan siempre con preferencia los alimentos de origen orgánico, que no hayan sido modificados genéticamente, que no contengan hormonas, conservantes o edulcorantes. Las aves tienen que ser de corral y el pescado salvaje, rechazando el criado en piscifactorías por su menor contenido de nutrientes.

Hidratos de carbono complejos y fibra – Los hidratos de carbono complejos son los que tienen un bajo contenido glucémico, es decir aquellos que nuestro organismo absorbe más despacio y por lo tanto suben el nivel de glucosa lentamente, sin provocar la reacción inflamatoria que provocan los carbohidratos simples. Además este tipo de hidratos nos aportan fibra, antioxidantes y fitonutrientes. Dentro de este grupo de alimentos Perricone destaca las frutas rojas (en especial las frambuesas y las moras), la avena, las cebollas, el limón y el aceite de oliva. En la dieta se recomienda tomar entre cuatro y siete raciones diarias de este tipo de alimentos pero, eso sí, del tamaño correcto porque si nos excedemos en las cantidades pueden provocar problemas.

Ácidos grasos esenciales o grasas saludables – Reciben este nombre aquellas grasas que contienen Omega 3 y cuyos efectos en nuestro organismo son beneficiosos ya que disminuyen la tensión arterial, protegen el corazón, colaboran en el buen funcionamiento del cerebro, hacen posible la asimilación de las vitaminas liposolubles, reducen la formación de coágulos y contribuyen a mantener el peso correcto. El doctor Perricone destaca aquí alimentos como el salmón, el atún, las sardinas, el huevo, la linaza, el aceite de oliva, el aceite de lino, las aceitunas, el coco, las nueces, los pistachos, las pipas y otras semillas.

Vitaminas antioxidantes y ácido alfa lipóico – En este último grupo el doctor Perricone engloba a todos aquellos alimentos que por su alto contenido de estos componentes se convierten en el eje principal de la dieta antienvejecimiento. Tanto las vitaminas (sobre todo la A, las del grupo B y la C) como el ácido alfa lipóico son los encargados de proteger nuestras células de los daños provocados por los radicales libres. Las espinacas y el brócoli son algunas de las verduras con mayor contenido de este ácido.

En líneas generales ya has podido ver los motivos por los que se aconsejan algunos alimentos. De todas formas, para que te resulte más cómodo y práctico, a continuación tienes un listado sencillo y detallado de los más recomendados:

  • Bebidas – Agua mineral, chocolate puro endulzado con stevia, té (negro, verde y blanco), vino tinto (en contadas ocasiones y poca cantidad) y zumo de acai.
  • Lácteos – Queso de cabra, emmental, mozzarella, parmesano, kéfir y yogures desnatados.
  • Cereales – Avena y cebada.
  • Legumbres – Garbanzos, habas, judías (blancas, pintas o frijoles) y lentejas.
  • Verduras – Acelgas, ajo, alcachofas, algas, apio, berenjena, berros, brócoli, calabacín, calabaza, cardos, cebolla, col, coliflor, endivia, espárragos, espinacas, guisantes, judías verdes, lechuga, limón, pepino, pimientos, repollo, setas y tomate,
  • Aves – Pavo y pollo.
  • Pescados y mariscos – Almejas, arenque, bacalao, boquerones, caballa, cangrejo, esturión, gambas, langosta. lubina, salmón, sardinas y trucha.
  • Frutas – Acai, arándanos, cerezas, frambuesas, fresas, granada, manzanas, melón, moras, naranjas, peras, pomelo y sandía,
  • Frutos secos y semillas – Almendras, avellanas, nueces, piñones y pipas.
  • Aceites y grasas – Aceite de oliva, aceite de lino, aceitunas, coco, nueces y semillas.
  • Fuentes de omega 3 – Atún, huevo, linaza, salmón y sardinas.
  • Edulcorantes – Miel y stevia.
  • Especias – Canela, clavo, cúrcuma, laurel, nuez moscada y tabasco.

Dieta Perricone: la fuente de la eterna juventud

¿Es suficiente con la dieta?

Pues no, lamentablemente ese es el pequeño problema con el que te vas a encontrar. Nicholas V. Perricone explica que su programa de rejuvenecimiento se basa en tres pilares fundamentales y la dieta Perricone es tan solo uno de ellos. ¿Cuáles son los otros? Los suplementos nutricionales y los cosméticos patentados por el dermatólogo tras sus largos años de investigación.

Los suplementos nutricionales más pautados por Perricone son la astaxantina, la biotina, el cobre, el magnesio, la vitamina C y el omega 3. Por lo que respecta a sus cosméticos, una gama realmente amplia, suelen contar entre sus componentes con distintas mezclas de los siguientes elementos:
ácido alfa lipóico, acil glutationa, cold plasma, DMAE, neuropéptidos, polifenoles de aceituna y vitamina C. La calidad y la efectividad de los productos creados por el dermatólogo estadounidense parece sobradamente demostrada.

Así las cosas parece que no hay nada que objetar a la dieta Perricone. Tan sólo un par de detalles. Por una parte hay que tener en cuenta que algunos de los alimentos que hay que consumir en grandes cantidades son difíciles de encontrar (cuando no imposibles) en muchos lugares de España y por lo tanto su precio suele ser demasiado alto para consumirlos a diario (acai, arándanos y frambuesas, por poner un ejemplo). Por otra parte algunos médicos alertan sobre el uso de los suplementos nutricionales porque dicen que se ha demostrado científicamente que al superar las dosis diarias recomendadas de antioxidantes (sumando los suplementos a los obtenidos con la alimentación) estos elementos producen el efecto contrario, convirtiéndose en pro-oxidantes.

Está visto que los avances científicos no tienen límite, pero parece imposible que los expertos se pongan de acuerdo.

Dieta Perricone

Dieta Perricone para tres días

Para tres días

¿Qué tal tienes la cara? ¿Tersa y firme todavía? ¿O quizás tus líneas de expresión se van convirtiendo en arrugas? ...
Leer Más
Dieta Perricone para veintiocho días

Para veintiocho días

Dice el afamado dermatólogo que si en primer lugar pruebas su dieta para tres días, quedarás tan satisfecha con los ...
Leer Más
error: ¡El contenido está protegido!

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar