Saltar al contenido

Dieta de la piña y el atún

Dieta de la piña y el atún

Hoy vamos a presentaros otra dieta a base de piña: la dieta de la piña y el atún. En este caso la piña se complementa con el atún, como fuente única de proteínas. Dicen que con esta dieta se pierden los kilos con gran facilidad, aunque luego hay que tener mucho cuidado con el efecto rebote.

Dieta de la piña y el atúnOtra cosa distinta es el debate acerca del consumo de atún, sobre si es o no es saludable. La polémica viene de lejos. Además de las ventajas de comer pescado, en el lado positivo se destaca su alto contenido de proteínas, ácido linoleico, ácidos grasos omega-6 y sobre todo omega-3, calcio, vitaminas, y su bajo aporte de grasas y calorías. En el lado negativo nos hablan de su alto contenido de mercurio.

En cualquier caso, según estudios de la FDA de Estados Unidos (Food and Drug Administration and the Environmental Protection Agency), parece probado que, para los adultos sanos, consumir atún dos o tres veces por semana proporciona beneficios considerablemente superiores al riesgo que representa el porcentaje de mercurio que contiene.

Puntos a destacar en la dieta de la piña y el atún

Si te animas a seguir la dieta de la piña y el atún hay una serie de cuestiones básicas que debes tener en cuenta. Como siempre, destacamos en primer lugar que al ser una dieta hipocalórica te sentirás más bien “plof”, vamos que los días que la estés haciendo no vas a tener muchas energías. Así que ya sabes, tómate la vida con calma y si quieres hacer ejercicio limítate a un paseo tranquilo. Cuando la dejes, además de cuidar tu alimentación para no recuperar los kilos que hayas perdido, será el momento de hacer deporte.

Para contribuir al proceso de depuración, durante esos días tienes que reducir el consumo de sal al mínimo y al mismo tiempo debes incrementar la ingesta de agua a unos dos litros diarios.

Dieta de la piña y el atúnMientras que estés haciendo la dieta de la piña y el atún los alimentos sólo los puedes cocinar hervidos, al vapor, a la plancha o asados. Para condimentarlos puedes utilizar especias, hierbas aromáticas, limón, vinagre o unas gotas de aceite. Nótese que hemos dicho “gotas”, no cucharadita ni chorro, ¿vale?

Si no puedes prescindir del café puedes tomarlo, pero obviamente sin azúcar. Para endulzar tus bebidas puedes utilizar sacarina, aspartamo, stevia o productos similares. En cualquier caso es preferible que sustituyas el café por té verde o infusiones de menta, manzanilla, melisa, hinojo, malva o boldo. Si tienes hambre entre horas tómate otra infusión o un vaso de agua de piña casera (si quieres saber cómo se prepara aquí tienes la receta).

No podemos terminar estas notas previas sin decirte que el atún que comas puede ser fresco o enlatado. Pero fíjate bien cuando lo compres: si es enlatado tiene que ser al natural, o sea con agua en lugar de aceite.

Una vez sentadas las bases podemos pasar a ver las tres versiones más difundidas de la dieta de la piña y el atún. Los menús no son muy variados, para que nos vamos a engañar. En las dos versiones para tres días se come todos los días lo mismo, y en la semanal tenemos el menú de un día con dos o tres opciones para cada comida, que tendremos que combinar y alternar hasta completar los siete.

Dieta de la piña y el atún para tres días estricta

  • Desayuno – Una taza de té, una infusión o un café. Una tostada de pan integral con queso fresco desnatado. Dos rodajas de piña.
  • Media mañana – Una taza de té verde.
  • Comida – Una lata de atún natural. Arroz integral al vapor (se puede sustituir por patatas al vapor o verduras). Dos rodajas de piña.
  • Merienda – Un zumo natural de piña sin azúcar o un yogur de piña desnatado.
  • Cena – Una lata de atún natural o una rodaja de atún a la plancha. Una ensalada de vegetales. Dos rodajas de piña.

Dieta de la piña y el atún para tres días suavizada

Si la primera opción de la dieta de la piña y el atún te ha parecido demasiado dura, aquí tienes una alternativa que te permite comer un poco más.

  • Desayuno – Cereales integrales con leche desnatada. Dos rodajas de piña. Una taza de té, o café, o una infusión o un vaso de agua de piña.
  • Media mañana – Una rodaja de piña. Un vaso de agua de piña. Si te has quedado con hambre puedes comer una pieza de fruta o media lata de atún al natural, solo o añadido a una ensalada de tomate y lechuga, aliñada con limón.
  • Comida – Una rodaja de atún a la plancha o una lata de atún al natural. Como acompañamiento puedes elegir entre una ensalada verde, patatas al vapor, verduras cocidas o arroz integral. Termina la comida con un zumo de piña natural sin azúcar o un vaso de agua de piña.
  • Merienda – Una rodaja de piña. Un vaso de agua de piña. Si te quedas con hambre puedes añadir una barrita de cereales o frutos secos en muy pequeña cantidad.
  • Cena – Una lata de atún al natural. Dos rodajas de piña. Una ensalada de lechuga y tomate, aliñada con limón o vinagre y una pizca de sal (si lo prefieres, puedes añadir el atún y la piña a la ensalada).
  • Antes de dormir – Una infusión o un vaso de agua de piña.

Dieta de la piña y el atún para una semana

Dieta de la piña y el atúnFinalizamos nuestro repaso con esta dieta para siete días. En ella hay que seguir respetando las anteriores normas en cuanto a métodos de cocción, formas de aliñar y endulzar, seguir bebiendo dos litros de agua diarios y, si las fuerzas te lo permiten, caminar de veinte minutos a media hora cada día.

Pero por otro lado la dieta de la piña y el atún para una semana es un poco más abierta: en lugar de dictar de forma tajante lo que tienes que comer en cada momento de esos siete días, te ofrece varias opciones para cada comida que tú puedes elegir y combinar a tu gusto.

Desayuno

  • Opción A – Una lata de atún al natural. Una ensalada de lechuga. Una rodaja de piña.
  • Opción B – Un café, un té o una infusión. Una tostada de pan integral con queso blanco desnatado. Un zumo (de naranja o pomelo) recién exprimido.
  • Opción C – Un café, un té o una infusión. Una ensalada de frutas.

Media mañana

  • Igual para todas las opciones – Dos rodajas de piña. Un yogur desnatado. Una taza de té, o café, o una infusión o un vaso de agua de piña.

Comida

  • Opción A – Una rodaja de atún a la plancha. Arroz integral. Verduras a la parrilla. Una rodaja de piña o melón.
  • Opción B – Un tazón de sopa de verduras (cocinada sin grasa). Una lata de atún al natural. Ensalada verde. Una manzana asada.
  • Opción C – Una taza de arroz integral con verduras hervidas. Una rodaja de atún a la plancha. Ensalada (lechuga, tomate, cebolla, apio, zanahoria y patata). Una pera asada.

Merienda

  • Igual para todas las opciones – Dos rodajas de piña. Un yogur desnatado. Una taza de té, o café, o una infusión o un vaso de agua de piña.

Cena

  • Opción A – Una lata de atún al natural. Ensalada (lechuga, tomate y apio). Un plato de verduras a la parrilla. Una rodaja de sandía.
  • Opción B – Un tazón de sopa de verduras (cocinada sin grasa). Una rodaja de atún a la plancha. Arroz integral con verduras al vapor. Ensalada de frutas.
  • Opción C – Un tazón de sopa de verduras (cocinada sin grasa). Ensalada de lechuga y tomate con una rodaja de piña y una lata de atún al natural. Una rodaja de melón.

Recuerda

Dieta de la piña y el atúnLa energía que te proporcione el atún será prácticamente la única que entre en tu cuerpo en estos días. Por eso es normal que no te sientas demasiado vital. En cualquier caso, si empiezas a padecer mareos o dolores de cabeza, o te encuentras sin fuerzas, lo mejor será que suspendas la dieta de la piña y el atún.

Si al terminar no has sufrido ningún tipo de molestia, y además has perdido los kilos que querías, ten cuidado no te vayas a embalar y quieras seguir. Recuerda que este tipo de dietas son para hacerlas durante muy pocos días y si la prolongas puede provocar déficits de nutrición. Como siempre, en caso de duda consulta con un especialista.