Saltar al contenido

Dieta de la piña para cuatro semanas

Dieta de la piña para cuatro semanas

De entre todas las modalidades que existen de la dieta de la piña, quizás la menos conocida sea la dieta de la piña para cuatro semanas, a pesar de contar con el aval de conocidos dietistas. Por eso hoy te ofrecemos una amplia información sobre ella, para que tú puedas valorar personalmente si te interesa o no.

En qué consiste la dieta

Hay que reconocer que la base de la dieta de la piña para cuatro semanas difiere bastante de lo normal. En lugar de imponer una dieta estricta desde el primer día, aquí lo que se plantea es partir de la alimentación habitual para ir introduciendo los cambios poco a poco.

Según la conocida dietista Blanca Galofré, partidaria de la dieta de la piña para cuatro semanas, siguiendo este método se elimina la ansiedad que suelen generar las dietas y se obtienen tan buenos resultados como con los sistemas tradicionales:

Come lo habitual, introduciendo en tu alimentación la piña durante cuatro semanas y notarás cómo van apareciendo los cambios en tu figura.

Eso sí, en este caso nos especifican que la piña que comamos deber ser fresca y no en conserva. ¿Y esto por qué? Porque la dietista nos cuenta que en el proceso de pasteurización que se sigue para envasar la piña (da igual que sea en su jugo o en almíbar) se pierden gran parte de las propiedades beneficiosas de esta fruta.

Pero lo mejor es que veamos cómo debemos hacer la dieta de la piña para cuatro semanas paso a paso.

Primera semana

Dieta de la piña para cuatro semanas¿Tienes la costumbre de picar entre comidas? Pues no hay problema, en la dieta de la piña para cuatro semanas puedes seguir haciéndolo. Sólo tienes que introducir un pequeño cambio: en lugar de los frutos secos, las galletas, u otras cosas similares, ahora tienes que tomar dos rodajas de piña. Por eso te recomiendan que te prepares una fiambrera, un hermético, o algo similar, con las dos rodajas y que lo lleves contigo a todas partes.

Antes de cada comida también debes comerte una o dos rodajas de piña. El objetivo, en este caso, es reducir la sensación de hambre. Así que mastícala muy bien y despacio, para darle tiempo a producir sus efectos.

Y la última norma que se introduce en esta primera semana: bebe dos litros de agua diarios, para ayudar a tu organismo a eliminar los primeros desechos.

Segunda semana

En la dieta de la piña para cuatro semanas, a partir de la segunda todos tus días deben comenzar con la bebida de piña. ¿Y esto que es? Si estabas pensando en algún tipo de producto envasado, sentimos desengañarte. La bebida has de prepararla de manera artesanal cada vez que tengas que tomarla. Es muy fácil, sólo tienes que mezclar un vaso de agua, el zumo de medio limón y cuatro cucharadas de zumo de piña. Has de tomarla en ayunas, nada más levantarte y siempre recién hecha para que conserve todas sus propiedades.

Fuera lo que fuera lo que antes tuvieses por costumbre desayunar, desde esta semana lo vas a sustituir por dos rodajas de piña y un yogur desnatado.

En comidas y cenas puedes seguir comiendo lo que quieras, pero tienes que evitar los alimentos rebozados, empanados y fritos.

A la hora de la merienda tienes que tomar un nuevo vaso de bebida de piña recién preparado.

Tercera semana

Dieta de la piña para cuatro semanasSigue comenzando tus días con la misma rutina: el vaso de bebida de piña y luego el desayuno con dos rodajas de piña y el yogur desnatado.

En la dieta de la piña para cuatro semanas, a partir de la tercera tendrás que sustituir tus comidas habituales por una ensalada a la que añadirás pollo y piña, y después toma un vaso de bebida de piña como postre.

En la merienda también continuamos con la bebida de piña.

Por último tres veces por semana debes cambiar tu cena por un vaso de bebida de piña.

Cuarta semana

El desayuno y la merienda continúan siendo iguales.

En la comida, dos veces por semana, hay que cambiar la ensalada de pollo y piña por un plato de pavo al horno, preparado con poca sal, pimienta, limón y rodajas de piña. El postre sigue siendo un vaso de bebida de piña.

Para cenar esta semana tienes que tomar un plato de sopa de verduras, que al parecer te dará energía y reforzará tus defensas.

¿Y luego qué?

Se supone que al terminar la dieta de la piña para cuatro semanas debes volver a tu alimentación habitual, con las precauciones clásicas para evitar el efecto rebote.

Pero como dicen que a estas alturas ya no podrás vivir sin tu ración de piña, te sugieren que a partir de la quinta semana le dediques un día a la semana. Ya sabes, desayunando dos rodajas de piña y un yogur desnatado, y tomando algunos vasos de bebida de piña.

Eso sí, antes de comenzar la dieta no olvides consultar con un experto.