Saltar al contenido

Dieta de la piña y el pollo

Dieta de la piña y el pollo

Aunque en un principio era prácticamente imposible distinguir entre la dieta de la piña y el atún y la dieta de la piña y el pollo (que es la que hoy nos ocupa) sobre todo en la modalidad de tres días, poco a poco se han ido diferenciando y volviéndose más complejas.

Dieta de la piña y el polloEn este caso a las conocidas virtudes depurativas y diuréticas de la piña le sumamos las del pollo, una magnífica carne con muy bajo contenido en grasas y que se digiere con gran facilidad. Como no podía ser menos, la dieta de la piña y el pollo cuenta con bastantes versiones, así que, para no alargarnos en exceso, vamos a centrarnos en las dos más populares: la de los tres días y la de la semana. Pero sólo después de repasar unas nociones básicas.

Fundamentos de la dieta de la piña y el pollo

Antes de entrar en faena, con los menús concretos, hay una serie de reglas y recomendaciones que conviene tener en cuenta desde el principio. La primera, aunque puede parecer extraño, es que no hay que saltarse ninguna comida de la dieta de la piña y el pollo. Al contrario, hay que seguirla paso a paso. Pero eso sí, sólo los días estipulados, nada de prolongarla por nuestra cuenta.

Los alimentos deben prepararse hervidos, al vapor, a la plancha, a la parrilla o asados, y en todos los casos sin grasa. Para condimentar las comidas podemos utilizar todo tipo de especias y hierbas aromáticas, vinagre y limón. La sal y el aceite hay que reducirlos al máximo.

Dieta de la piña y el polloEn la dieta de la piña y el pollo los lácteos deben ser desnatados, y no podemos utilizar azúcar. En su lugar pondremos sacarina, aspartamo o stevia. Aunque se puede tomar café, se recomienda sustituirlo por té verde o por infusiones relajantes y digestivas (como boldo, hinojo, malva, manzanilla, melisa o menta).

Conviene recordar una vez más que la piña es una fruta muy diurética. ¿Qué queremos decir con eso? Pues que vamos a ir al baño bastante más a menudo de lo habitual y vamos a eliminar gran cantidad de líquido de nuestro cuerpo. Por eso, si no queremos correr el riesgo de deshidratarnos, debemos esforzarnos para beber un mínimo de unos dos litros de agua (mineral a ser posible) a lo largo del día.

Tampoco podemos perder de vista que la dieta de la piña y el pollo aporta muy pocas calorías. Por lo tanto no conviene hacer ningún tipo de ejercicio que requiera grandes esfuerzos ya que lo más probable es que no seamos capaces de ello. En su lugar nos recomiendan algún tipo de ejercicio suave o simplemente caminar de veinte a treinta minutos al día.

No cambies ningún alimento por otro que tú creas equivalente. Haz cada día todas las comidas que indique la dieta y, a ser posible, siempre a las mismas horas. Y si a pesar de todo sigues teniendo hambre y sientes la tentación de picar entre horas, siempre puedes beber agua de piña a voluntad y comer rodajas de piña fresca o envasada al natural (nunca en almíbar).

Dieta de la piña y el pollo para tres días

Esta es la versión exprés de la dieta de la piña y el pollo. Dicen que se pierden como mínimo dos kilos en estos tres días.

  • Desayuno – Una taza de té verde o una infusión. Una tostada de pan integral. Dos rodajas de piña.
  • Media mañana – Una pieza de fruta (manzana, naranja, pera, melocotón…) o una barrita de cereales integrales. Un vaso de agua de piña casera (puedes consultar la receta aquí).
  • Comida – Pechuga de pollo (hervida, a la plancha, asada o a la parrilla) condimentada con especias al gusto. Arroz hervido o una ensalada variada (lechuga, tomate, pepino, escarola, zanahoria, lombarda, etc.). Dos o tres rodajas de piña natural. Una taza de té verde o una infusión.
  • Merienda – Un yogur natural desnatado con una cucharada de avena, o un yogur desnatado de piña, o una taza de leche desnatada y una tostada untada con queso fresco desnatado. Un vaso de agua de piña.
  • Cena – Una ensalada variada (lechuga, tomate, pepino, escarola, zanahoria, lombarda, etc.) a la que añadiremos pechuga de pollo cortada en dados, o arroz hervido con pollo, o una crema de verduras (zanahorias, puerros, espárragos) y un filete de pollo a la plancha. Dos o tres rodajas de piña natural. Una taza de té verde o una infusión.
  • Antes de dormir – Un vaso de agua de piña.

Dieta de la piña y el pollo para una semana

Dieta de la piña y el polloNormalmente, en este tipo de dietas para una sola semana suele haber un menú diferente para cada día, o bien el mismo menú para los siete días. Pero la dieta de la piña y el pollo es diferente.

En esta dieta nos ofrecen dos completos menús que tendremos que alternar durante la semana. El primero lo tomaremos los días impares y el segundo los días pares. ¿No lo ves claro? No te preocupes, que ahora lo entenderás mejor.

Días impares

A continuación te detallamos lo que tienes que comer lunes, miércoles, viernes y domingo.

  • Desayuno – Una rebanada de pan integral con mermelada light. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión. Una rodaja de piña.
  • Media mañana – Un sándwich preparado con dos tortitas de arroz integral, una loncha de pavo sin sal y un trozo de queso fresco desnatado. Una manzana o una pera. Un vaso de agua de piña.
  • Comida – Un tazón de caldo de verduras (cocinado sin grasa). Dos pechugas de pollo a la plancha o la parrilla. Una ensalada variada (lechuga, tomate, pepino, escarola, zanahoria, lombarda, etc.). Dos rodajas de piña. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión.
  • Merienda – Cincuenta gramos de pavo o jamón york sin sal. Un yogur desnatado. Una pieza de fruta (manzana, pera, naranja, kiwi, melocotón). Un vaso de agua de piña.
  • Cena – Dos pechugas de pollo a la plancha o a la parrilla. Una tortilla francesa hecha sólo con las claras de dos huevos. Dos rodajas de piña. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión.
  • Antes de dormir – Un vaso de agua de piña.

Días pares

Y ahora te describimos el menú para el martes, jueves y sábado, con lo que completamos la semana. Como verás es más sencillo de lo que parecía.

  • Desayuno – Una rebanada de pan integral con mermelada light. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión. Una rodaja de piña.
  • A media mañana – Una barrita de cereales. Un yogur desnatado. Una pieza de fruta (manzana, pera, naranja, kiwi, melocotón). Un vaso de agua de piña.
  • Comida – Unos filetes de salmón a la plancha o a la parrilla, aliñados con limón y tus especias preferidas. Cincuenta gramos de arroz integral hervido. Dos rodajas de piña. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión.
  • Merienda – Un yogur desnatado al que añadiremos veinte gramos de cereales integrales. Una pieza de fruta (manzana, pera, naranja, kiwi, melocotón). Un vaso de agua de piña.
  • Cena – Una ensalada variada (lechuga, tomate, pepino, escarola, zanahoria, lombarda, etc.) con un huevo duro picado. Dos pechugas de pollo a la plancha o la parrilla. Dos rodajas de piña. Un café con leche desnatada, un té verde o una infusión.
  • Antes de dormir – Un vaso de agua de piña.

Dieta de la piña y el pollo