Saltar al contenido

Productos dietéticos para adelgazar

Productos dietéticos para adelgazar

Productos dietéticos para adelgazarSi hablamos de productos dietéticos la primera asociación que nos viene a la cabeza es que son para adelgazar. No es extraño ya que, a nivel popular, las dietas de adelgazamiento son, probablemente, las que más interés despiertan. Por eso podemos encontrar infinitas variantes entre ellas. Un alto porcentaje se basa exclusivamente en la alimentación, en las cosas que podemos o no podemos comer, las cantidades, las combinaciones, etc. El nombre de estas dietas suele ser descriptivo (refiriéndose a sus fundamentos o la forma en la que actúan) o personal (aludiendo al autor o los autores de la dieta).

Otras muchas, sin embargo, son conocidas por un nombre comercial, una marca. Este grupo de dietas se basan en el consumo de determinados productos para adelgazar (batidos, barritas, etc.), bien como alimentación exclusiva o bien formando parte de una dieta mixta. Su publicidad nos bombardea desde los medios de comunicación, sobre todo en la época veraniega, insistiendo en recordarnos la cercanía de las vacaciones y el uso de los bañadores, y ofreciéndonos de forma más o menos subliminal la promesa de obtener un peso y un cuerpo perfectos sin ningún sacrificio, simplemente haciendo uso de ellos.

Productos dietéticos

Productos dietéticos, o fórmulas o alimentos dietéticos, que de esas tres formas se hace referencia a ellos. Pero ¿qué son? Básicamente nos referimos a productos alimenticios que (bien por su composición concreta o por su proceso específico de fabricación) cumplen los requisitos para cubrir una necesidad nutricional determinada y se deben utilizar bajo una correcta supervisión médica. Dentro de esta categoría, por poner un ejemplo, se suelen incluir los alimentos infantiles, los alimentos formulados para diabéticos o los diseñados para soportar el esfuerzo extra que realizan los deportistas.

Productos dietéticos para adelgazarAunque en puridad no se les puede aplicar el término, también se suele llamar así a aquellos otros preparados que hoy son el objeto de nuestro análisis: los productos dietéticos para adelgazar. El aumento de la obesidad por una parte y la obsesión con conseguir un cuerpo perfecto por otra, han hecho disparar las compras de estos artículos. Se nos ofrecen como “sustitutos de comidas” (en forma de bebidas, cremas, batidos, polvos, sopas, galletas, barras…), bajo reclamos como el de ser bajos en calorías, aportar altas cantidades de fibra, comer sin engordar, eliminar la sensación de hambre, y otros similares. Todos nos aseguran que con su ayuda perderemos peso con mayor rapidez. Muchos están pensados como complementos para las dietas de reducción de peso, formando así una dieta mixta en la que se sustituye alguna de las comidas por uno de estos artículos. Otros se han diseñado para ser utilizados de forma exclusiva, como dieta única. En cualquier caso, pero sobre todo con los últimos, jamás debemos comenzar un régimen con ellos por nuestra cuenta. En primer lugar tenemos que consultar con un médico, realizarnos un chequeo para saber si podemos comenzar la dieta sin problemas y contar con su asesoramiento. Y no debemos olvidar que todos estos sustitutos no se deben utilizar nunca durante mucho tiempo.

Marco Legal

Productos dietéticos para adelgazarDurante mucho tiempo los productos para adelgazar se han movido en una especie de semivacío legal que hacía posible su venta sin tener la obligación de ofrecer excesiva información en su etiquetado. Pero la preocupación que existía en la Unión Europea sobre los productos para adelgazar hizo que el 26 de febrero de 1996 se publicara la directiva 96/8 CE, en la que se marcan las directrices sobre la composición básica de estos alimentos y sobre la información que debe constar en su etiquetado. Con posterioridad otras leyes han venido a completar y desarrollar esta normativa. En la web AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición), dependiente del ministerio de Sanidad, se puede encontrar más información referente a este tema.

En la actualidad existen en España más de 20 marcas diferentes que tienen su propia línea de productos para adelgazar. Hablar ahora de todos ellos resultaría muy prolijo, así que más adelante las iremos analizando una a una, en base a vuestro interés.

Datos destacables

No podemos terminar sin resaltar algunos aspectos generales:

  • Estos productos pueden ser nutricionalmente correctos cubriendo las necesidades de nutrientes, y servir así de complemento en una dieta de adelgazamiento. Pero hay que cerciorarse leyendo meticulosamente la información nutricional del etiquetado y consultando en caso de duda.
  • Es cierto que utilizando estos productos se suele adelgazar, en parte porque su aporte de calorías es mínimo, y en parte por su alto porcentaje de proteínas (como en la dieta Dukan).
  • En la mayoría de los casos suelen ser simplemente preparados muy ricos en fibra, que por su alto poder saciante reducen la sensación de apetito. Pero no olvidemos que conseguir la fibra directamente de los alimentos siempre será más saludable.
  • Hay que tener mucho cuidado con la fibra añadida a estos productos porque a veces puede tener efectos insospechados. El glucomanano, por poner un ejemplo, tiene un alto poder saciante ya que absorbe hasta cien veces su volumen de agua, provocando rápidamente la sensación de estar llenos. Pero al mismo tiempo disminuye la absorción de los nutrientes, lo que en el caso de las grasas está muy bien, pero también impide que asimilemos vitaminas y minerales…
  • En relación a la reducción del apetito está demostrado que 10 g de goma guar o salvado tienen el mismo efecto 10 g de puré de manzana.
  • Si basamos la pérdida de peso únicamente en el consumo de estos productos no modificaremos nuestros malos hábitos alimentarios y, al abandonar su consumo, el efecto yoyó hará presa en nosotros.

Por último insistimos de nuevo en la necesidad de consultar con un profesional antes de comenzar ninguna de estas dietas. Él podrá indicarnos si alguna de ellas nos puede ayudar, por cuanto tiempo podemos realizarla y en qué condiciones, dependiendo cual sea nuestro problema concreto.