Menu

Como quitar el mal aliento

Como quitar el mal aliento es una pregunta que nos hacemos con mucha frecuencia, quizás porque conocemos a alguien que tiene este problema o quizás porque somos nosotros quienes lo padecemos. Vamos a encontrar la respuesta juntos, pero antes sepamos algo más sobre el tema.

Mal aliento o halitosis

El mal aliento o halitosis (fetidez del aliento) es un problema muy común que puede tener consecuencias muy desagradables. A veces las personas que lo padecen no perciben el olor (porque se habitúan a él, igual que nos ocurre con la colonia que utilizamos a diario), pero el simple hecho de saber lo que les ocurre les crea una gran inseguridad. Cuando notas que la gente que te rodea no soporta el olor, que giran la cabeza hacia otro lado cuando hablan contigo, o que te ofrecen constantemente chicles de menta o pastillas de regaliz, te sientes mal, te sientes culpable, te da vergüenza y tus relaciones sociales se resienten y se deterioran. Seguro que te gustaría ponerle remedio, pero antes tienes que saber por qué te ocurre.

Causas del mal aliento

El mal aliento puede estar causado por muy diferentes motivos. Los que citamos a continuación son los más frecuentes.

Alimentos – Este es el motivo más obvio. Todos sabemos que comer ajos, cebolla, repollo, y algunas clases de quesos y pescados provoca mal aliento, porque contienen sustancias que se eliminan a través de la respiración. Menos conocido es el dato de que tomar café, fumar o beber alcohol produce el mismo efecto. Por último, aunque casi no se mencione, una dieta pobre en hidratos de carbono también causa mal aliento, con un olor característico de acetona, al provocarse la cetosis por el metabolismo de las grasas.

Bacterias – En más del 90% de los casos la causa del mal aliento está en la excesiva multiplicación de las bacterias en la boca, lo que hace que se acumulen en la lengua y en los dientes, provocando la formación de la placa bacteriana.

Sequedad bucal – La saliva tiene propiedades antisépticas. Su función primordial es mantener limpia y libre de gérmenes la cavidad oral. Si la boca se reseca porque hay poca saliva, el mal aliento es una consecuencia automática.

Productos químicos – Uno de los efectos secundarios de diversos medicamentos es reducir la producción de saliva, por lo que resecan la boca y se origina el mal aliento.

Estrés – Cuando estamos sometidos a una fuerte tensión nuestras digestiones son malas, los alimentos fermentan y producen malos olores. Si tragamos la comida sin masticar bien se ocasionan los mismos resultados.

Enfermedades bucales – La inflamación de las encías, los abscesos, la caries, la gingivitis, la periodontitis y algunas infecciones como la candidiasis oral pueden estar detrás del mal aliento.

Otras enfermedades – También puede deberse a otras enfermedades renales, pulmonares, metabólicas, gastrointestinales, hormonales, infecciones de garganta, rinitis o sinusitis.

Como quitar el mal aliento

Como saber con certeza si padeces mal aliento

Quizás alguna vez has sospechado que tenías mal aliento, pero no has sabido muy bien cómo asegurarte. Si tienes mal sabor de boca de forma habitual, lo más probable es que también tengas mal aliento. Lo más sencillo es que le preguntes a alguien en quien confíes. Quizás no te lo hayan dicho para no herir tus sentimientos, pero al preguntárselo tú de forma directa te lo dirán.

Si quiere cerciorarte tú solo la cosa se complica. Dicen que una forma de saberlo es ahuecar las manos y exhalar el aire en ellas, para olerlo a continuación. Pero este sistema falla por dos motivos: por un lado cuando hablas la mayor parte del aire sale de la parte posterior de la boca (donde se origina el mal aliento) y eso no sucede al respirar, y por otro lado ya te comentamos antes que uno se acostumbra a sus propios olores y es difícil de percibir.

Pero no desesperes, existen dos pequeños trucos que te pueden ayudar:

  • Lame la parte interior de tu muñeca (lavada previamente) y espera a que se seque antes de olerla. Si la piel de tu muñeca huele mal es que tienes mal aliento.
  • Coge una gasa limpia y pásala por tu lengua. Si la gasa huele mal es que tienes mal aliento.

Por último, en caso de que tu dentista tenga uno, puedes usar el Halimeter InterScan, una máquina diseñada específicamente para medir el azufre volátil en un entorno clínico, que te dará una visión objetiva del problema.

Como quitar el mal aliento con medidas de higiene

Mantener una correcta higiene bucal y eliminar todos los restos de comidas que puedan quedar en nuestros dientes, es fundamental si queremos eliminar el mal aliento.

  • Cepilla tus dientes y encías varias veces al día: una después de cada comida y otra al levantarte.
  • Cepíllate durante al menos dos minutos con un cepillo suave (que deberás reemplazar cada uno o dos meses, o antes si es necesario por su deterioro) y un dentífrico adecuado.
  • Cepilla también tu lengua (con el mismo cepillo o con uno especial para ello) y elimina la capa blanquecina o grisácea que se forma en su superficie.
  • Utiliza todos los días la seda dental para eliminar los residuos que se quedan en el espacio interdental y que no es capaz de eliminar el cepillo.
  • Finaliza tu higiene bucal realizando enjuagues con un buen colutorio que sea antiséptico. El líquido llegará a aquellas partes de tu boca donde no llegan ni el cepillo ni la seda dental. Además de eliminar temporalmente el mal olor gracias a las sustancias añadidas para ello, al ser antiséptico eliminará las bacterias y su efecto beneficioso será a más largo plazo.
  • Si no puedes lavarte los dientes después de alguna comida, al menos enjuágate con agua y después mastica un cicle sin azúcar.
  • Visita a tu dentista al menos una vez al año.

Como quitar el mal aliento

Como quitar el mal aliento cambiando de hábitos

Para quitar el mal aliento hay una serie de hábitos que puedes incorporar a tu vida diaria y otros que deberías eliminar, aunque te resulte difícil.

Bebe mucha agua – No se trata de beberse un litro de un tirón, sino de ir bebiendo pequeñas cantidades a menudo a lo largo del día, para ayudar a producir más saliva y evitar la sequedad de la boca.

Respira siempre por la nariz – Si en lugar de por la nariz respiras por la boca, esta última se reseca mucho con las consecuencias que ya conocemos. Las personas que roncan tienden a respirar por la boca y ese es el motivo del sabor de boca y del mal aliento que tienen al levantarse.

Come más ensaladas – Los alimentos ricos en clorofila refrescan la boca y neutralizan los olores. Si además son altos en fibra mejoran las digestiones y eliminan más toxinas, ayudando a prevenir la halitosis.

Come frutas y verduras crujientes – Mastica zanahorias, manzanas, apio, brócoli… Este tipo de frutas y verduras son excelentes porque, al comerlos, limpian la lengua y los dientes de forma natural.

Mantén alto tu nivel de vitamina D – La vitamina D ayuda a impedir la proliferación de las bacterias de la boca. La mejor fuente de vitamina D que tenemos a nuestra disposición es tomar el sol al menos unos minutos cada día. También puedes comer alimentos ricos en vitamina D, como las setas, el pescado azul o el aceite de hígado de bacalao, o tomar algún tipo de suplemento vitamínico.

Come un yogur sin azúcar al día – Las bacterias probióticas del yogur reducen los niveles de mal aliento.

No bebas café – El café crea en tu boca un medio propicio para el desarrollo de las bacterias y además provoca sequedad. Si te tomas algún café, no olvides enjuagarte bien la boca después y tomarte un buen vaso de agua para contrarrestar sus efectos.

No fumes – Todos sabemos que fumar es malo para la salud, pero hay que resaltar que es funesto para la salud de la boca. El tono amarillento que confiere a los dientes, el mal olor que deja y la sequedad que causa en la boca son los problemas más pequeños. Las encías de los fumadores están pálidas por la falta de riego sanguíneo que conlleva el tabaco, y esto a su vez ocasiona que la periodontitis pase desapercibida al no producirse el sangrado de encías, que es uno de sus más claros síntomas. Los componentes del tabaco disminuyen las defensas de las encías frente a las enfermedades y la pérdida de piezas dentales es muy superior entre los fumadores. Por otra parte cualquier tipo de tratamiento odontológico (implantes dentales, injertos de encía, tratamientos o cirugía periodontales) fracasa mucho más a menudo que en los no fumadores, llegando incluso al 90% de fracasos.

No bebas alcohol – El alcohol, al igual que el café, convierte tu boca en un lugar idóneo para el desarrollo de las bacterias y también provoca deshidratación y sequedad bucal. Además el alcohol se absorbe muy rápido en la sangre, y el proceso digestivo normal queda relegado. Las consecuencias son acidez, reflujo, y un incremento de ácido gástrico, todo lo cual produce mal aliento.

Como quitar el mal aliento

Como quitar el mal aliento con remedios naturales

Las especias, las hierbas aromáticas y otras plantas (masticadas o en infusión) pueden ayudarte de forma natural a luchar contra el mal aliento. Veamos algunas de las más efectivas:

Anís – La quercetina que contiene el anís impide el crecimiento de las bacterias en la boca. Además el anís verde contiene más de veinte sustancias aromáticas que disimulan el mal olor de la boca y proporcionan un aliento fresco y agradable. Sólo tienes que masticar tres o cuatro frutos de anís después de las comidas. Si no encuentras los frutos frescos siempre puedes masticar unas cuantas semillas.

Boldo – Puedes masticar sus hojas o preparar una infusión y tomarla después de comer.

Canela – La canela impide el desarrollo de las bacterias en la boca, además de poseer casi cincuenta sustancias aromáticas. Para beneficiarte de ella tienes que preparar una infusión con dos cucharadas de canela en rama desmenuzada en un litro de agua. Déjala enfriar, cuélala y utilízala para realizar enjuagues.

Cardamomo – Contiene un potente antiséptico natural que elimina las bacterias causantes del mal aliento. Mastica varias semillas de cardamomo después de las comidas, hasta que notes una sensación de frescor en la boca.

Coriandro – Mastica sus semillas después de las comidas. También puedes cocer una cucharadita de semillas en medio litro de agua durante tres o cuatro minutos. Cuela el líquido, déjalo enfriar y utilízalo para realizar enjuagues bucales a lo largo del día.

Estragón – Tiene efectos bactericidas. Haz una infusión con una cucharadita de hojas secas en una taza de agua, deja enfriar, cuélalo y has enjuagues bucales.

Eucalipto – El cineol que contiene es un gran bactericida y se utiliza en muchos de los colutorios que venden. Cuece un puñado de hojas en un litro de agua, deja enfriar, cuélalo y haz gárgaras con el líquido.

Guayaba – Mastica las hojas después de las comidas.

Hinojo – Mastica unas cuantas semillas después de las comidas.

Jengibre – En los países orientales se utiliza un pequeño pedazo de jengibre (encurtido en vinagre) para refrescar la boca y quitar el mal aliento.

Menta – Su acción bactericida elimina las bacterias causantes de la halitosis. Mastica las hojas frescas de la planta. También puedes hacer una infusión con una cucharada de menta seca en un vaso de agua, y tomar dos de estas infusiones al día o utilizarla cuando se enfríe para realizar enjuagues.

Perejil – Especialmente útil, ya que contrarresta la exhalación de los olores que se producen tras comer ajos o cebolla. Mastica una ramita después de las comidas.

Romero – Elimina el mal aliento, facilita la digestión y combate la acidez y el reflujo. Prepara una infusión con una cucharadita de romero seco en una taza de agua, deja reposar cinco minutos y tómala después de las comidas.

Salvia – Elimina las bacterias causantes del mal aliento. Prepara una infusión de flores secas en un litro de agua. Una vez fría y colada, úsala para realizar enjuagues bucales.

Tomillo – Además de combatir la halitosis ayuda a solucionar otros problemas bucales (como las inflamaciones o las llagas). Prepara una infusión de flores secas en un litro de agua. Cuando se enfríe la cuelas y ya estará lista para usarla en los enjuagues bucales.

Como quitar el mal aliento

error: ¡El contenido está protegido!

Pin It on Pinterest

Share This

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar